¿Qué es y cómo sanar un trauma?

26 junio, 2020 / no comments

Cuando hablamos o escuchamos hablar de qué es y cómo sanar un trauma, solemos asociar la palabra trauma con sucesos impactantes, como desastres naturales, guerras o accidentes, sin embargo, un trauma puede tener distintos orígenes, tanto externos como emocionales o físicos. 

Como su propio significado lo indica, un trauma es una herida generalmente duradera que va asociada a sentimientos y pensamientos negativos, y es difícil superarlo porque, al no tener una referencia del suceso que lo provocó y al cogernos por sorpresa, no tenemos los medios para enfrentarlo o está fuera de nuestras manos controlarlo.

¿Qué puede ocasionar un trauma? 

Es verdad que sucesos tan impactantes como un terremoto, un accidente automovilístico o un huracán pueden ser los causantes de un trauma, pero también está el fallecimiento de algún ser querido, un abuso mental o físico y en general cualquier experiencia ajena a nosotros que no podemos controlar. 

No es una regla que un trauma tenga que presentarse durante la niñez, ya que un suceso trágico puede presentarse en cualquier momento, y también puede presentarse el caso de que no nos demos cuenta de que esa tragedia nos ha afectado tanto hasta que empezamos a desarrollar comportamientos fuera de lo común.

Y esa es la importancia de sufrir un trauma, que sin importar en el momento en que se presente, puede derivar en trastornos mentales, emocionales o físicos crónicos con los que podemos cargar durante mucho tiempo, afectando considerablemente nuestra calidad de vida.

¿Cómo afecta un trauma a nuestro orden interior y exterior?

cómo sanar un trauma - ilustrativa blog - orden studio

El trauma es como vivir cargando una bolsa llena de piedras sobre la espalda: nos cansa, nos agota, nos roba energía, nos provoca preocupaciones y otros efectos secundarios, por eso es muy importante saber cómo sanar un trauma.

Los especialistas afirman que vivir con trauma puede provocar ansiedad, estrés, depresión e incluso el abuso de sustancias nocivas para el cuerpo, y en aspectos más relacionados con el orden, en este ámbito podría llevarnos, por ejemplo, a la acumulación.

Pensemos en alguien que ha sufrido carencias económicas y emocionales en la infancia, es muy probable que al crecer desarrolle una necesidad por conservar todo lo que llegue a sus manos para satisfacer esa necesidad de ausencia, reemplazando la escasez con objetos, todo esto asociado al miedo de no tener o quedarse sin nada. 

¿De qué otra forma puede manifestarse un trauma?

Lo que el trauma marca o significa puede ser distinto para cada persona y solo lo puede valorar uno consigo mismo. Es por esto que las manifestaciones varían de una persona a otra, pues también intervienen sus vivencias y su nivel de consciencia, es decir, que tan consciente se es, del trauma que  se ha vivido.

Algunas de las señales más comunes son:

  • Ansiedad, preocupación y nerviosísimo
  • Obsesiones compulsivas
  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Miedo incontrolable 
  • Pesadillas

Las personas que viven un trauma también pueden llegar a desarrollar creencias falsas y destructivas hacia sí mismas y hacia otras personas. Desde pensar que no son capaces de hacer las cosas, que no valen para nada, que no pueden hacer una vida normal, hasta agredirse físicamente de manera violenta o a los demás.

¿Por qué es importante sanar un trauma?

Y es aquí donde se vuelve, una vez más, inminente descubrir si existe algún trauma en nosotros o en otra persona, pues un trauma no se supera de forma definitiva, sólo podemos aprender a sanar el dolor y encaminarlo hacia otra dirección.

Vivir con un trauma latente nos limita, nos imposibilita para llevar a cabo de manera ordenada nuestra vida; nos convierte en personas vulnerables, apegadas y que viven de algún modo en el pasado, y no nos permite estar en calma, enfocados en cosas que trabajen para nuestro bienestar.

Las experiencias dolorosas se quedan en nuestro sistema y actúan cómo un filtro que va a decodificar lo que pasa fuera en nuestra vida presente.

¿Cómo sanar un trauma?

  1. Viendo el trauma desde mi propio ser. El trauma es exclusivo de cada persona, no podemos ver nuestro trauma en alguien más y cómo lo ha superado esa otra persona para tomarlo como referencia de nuestra propia sanación. Cada quien debe analizarlo desde su propio ser y desde su propia perspectiva, tomando en cuenta los hechos individuales que lo provocaron.
  2. Tomar consciencia de mis momentos traumáticos. Reconocer el trauma y lo que lo provoca, nos ayuda a reconocer también los momentos de inestabilidad que se presentan. Tenemos que buscar el porqué de ese trauma, aceptarlo y aceptar el dolor en lugar de taparlo o desviar la atención hacia otras cosas.
  3. Validarlo, reconocerlo y comprenderlo. Al encontrar el origen, podemos entonces aceptarlo. Al aceptar el daño que nos hace, el dolor que nos provoca y abrazarlo, podremos identificar las consecuencias y buscar las herramientas que nos ayudarán a sanarlo.
  4. Comprometerte a que vas a hacer lo posible para sanarlo. Si ya somos conscientes de que tenemos un trauma y el qué lo originó, no queda más que dedicarnos a sanarlo con compromiso, paciencia y convicción. El trauma es nuestro, no importa si hay un responsable de haberlo originado, no podemos pasarnos la vida culpando a los demás, solo nosotros podemos hacernos responsables de nuestra propia salud y podremos encontrar la manera de hacerle frente. Será un camino duro, pero si no lo hacemos nosotros, nadie más va a poder ayudarnos.

Recuerda que las experiencias negativas no tienen por qué definir tu vida y tampoco tienen que caminarse en solitario. Pedir ayuda de profesionales siempre te ayudará a encontrar respuestas adecuadas.

Fuente: Instituto Internal Family System (IFS) 

6 recomendaciones para mantenerte firme ante tu decisión de cambio

28 mayo, 2020 / no comments

Tal vez eres una de esas personas que, tras los hechos recientes, decidió hacer uno o varios cambios en su vida: pequeños, grandes, intangibles… Puede ser que solo hayas cambiado un sofá de lugar, pero eso te impulsó a empezar con más cambios, sin embargo, temes que ahora que todo empiece a volver a la normalidad, esa decisión de cambio se apague y te deje con todos tus planes a medias. 

Cualquier decisión de cambio en alguna parte de nuestras vidas viene por lo general por una toma de consciencia de que algo de lo que está pasando no es del todo satisfactorio o no nos estamos sintiendo del todo a gusto con algo. El reto, por supuesto, es ir del propósito de hacer el cambio a finalmente que el cambio se produzca.  

Cuántas veces nos decimos, “¡Ya está bien! ¡Ya he tenido suficiente!”, hacemos unos cuantos cambios y, sin embargo, en un corto periodo de tiempo ya estamos de nuevo en nuestros antiguos hábitos. 

De manera que, ¿cómo mantienes la decisión del cambio y su inercia una vez que el entusiasmo inicial y la energía del comienzo desaparecen?  

Del dicho al hecho 

Aquí tienes cinco consejos para ayudarte a seguir hacia delante con tus objetivos de organización ahora que retomarás poco a poco la rutina o para cuando la motivación se vea disminuida. 

  1. Divide el proyecto en tareas pequeñas. Si te sientes realmente sobrepasad@ por el proyecto que te has propuesto de deshacerte del caos, significa que el reto es más grande de lo que te imaginabas. De manera que tienes que dividir el proyecto en tareas más pequeñas. Por ejemplo, si tu proyecto inicial se trataba de eliminar el desorden de tu dormitorio, entonces necesitas dividirlo en tareas más pequeñas y fáciles de digerir. Tus objetivos se convierten ahora en ordenar tus cajones, el armario, las mesitas de noche, el espacio bajo la cama. Así, tu objetivo inicial está ahora dividido en cuatro tareas más pequeñas y tu objetivo es ordenar tus espacios de almacenamiento en tu habitación. ¡Eso ya parece mucho más manejable y realizable! 
  1. Integra el proyecto a tu rutina. Ahora que volverás poco a poco a tu vida normal y estarás menos tiempo en casa podrías asignar unas horas al día o a la semana, lo que mejor te parezca, para continuar con tu proyecto de organización. Haz que se convierta en un hábito regular en tu vida. 
  1. Contrata un Organizador Profesional. No sólo el trabajo se realizará seguro, sino que descubrirás nuevas maneras de organizar las cosas y optimizar tus espacios. Y como valor añadido, vendiendo las cosas que ya no necesitas puedes dedicar ese dinero a sufragar tu inversión en tu Organizador Profesional. 
  1. Pregúntate qué deseas obtener con la eliminación del desorden. Haz el estado final tan potente y real en tu mente, que sea imposible ni siquiera plantear quedarse por el camino. 
  1. Mira tu entorno y fíjate dónde eres organizado. ¿Qué tipo de cosas haces para mantenerte en orden? ¿Puedes usar alguna de ellas para continuar con la eliminación del desorden? 
  1. ¡Inspírate! Mira algún programa de organización en TV o YouTube e inspírate en lo que ellos hacen. Consulta en alguna revista algún artículo sobre la eliminación del desorden y encuentra al menos una cosa que puedas hacer. Busca en internet ideas y vídeos (date 30 minutos de límite, de manera que no pospongas cosas por dedicarle todo el día a esto) y utiliza esa idea de inmediato. 

Permanecer motivad@ puede ser un reto cuando estás eliminando el desorden o poniendo cosas al día. Para mantenerte con la visión hacia delante y evitar el sentirte sobrepasad@ e incluso abandonar, intenta algunos de estos trucos que te comento. 

¡¡¡Buena suerte en tus proyectos!!! 

¿Qué tipo de personalidad desordenada posees?

18 febrero, 2020 / no comments

En este mundo existen diferentes tipos de personas desordenadas y cada una cuenta con diferentes características, así como con motivos distintos para justificar o postergar su desorden.

Muchas veces es difícil darnos cuenta de los motivos por los que el desorden se apodera de nuestras vidas, y muchos de estos desórdenes en realidad tiene un trasfondo o una causa más allá de sólo dejar las cosas fuera de su sitio. Para poder erradicar el desorden de una vez por todas es importante darnos cuenta de que tenemos un problema; al tomar conciencia del problema podemos encontrar las causas que lo generan y poner una solución.

Continue Reading…

“Mindfuliza” tu casa para vivir en paz y con orden

18 diciembre, 2019 / no comments

Anteriormente hemos hablado de la popularidad y la importancia que ha cobrado el Mindfulness, una filosofía de vida y sistema de meditación consciente en la que aprendemos a disfrutar y vivir el momento presente con un propósito, permitiéndonos experimentar cada detalle sin prisas, sin juicios y eliminando distracciones externas.

Bueno, pues esto también se puede aplicar a tu casa…

Continue Reading…

Aprende a distinguir entre ordenar por bienestar y ordenar por obsesión

20 octubre, 2019 / no comments

Es muy cierto que ser ordenado parte de un hábito, una acción aprendida que realizamos por costumbre, y que, si nos genera bienestar seguiremos repitiendo.

En Orden Studio reforzamos continuamente la importancia de adquirir este hábito e implementarlo en nuestro día a día, física y mentalmente, como una puerta a muchos beneficios que permean en todos los aspectos de nuestra vida.

Sin embargo, como otros aspectos, usos y costumbres, nada en exceso es bueno y muchas veces nuestros hábitos pueden ser los corresponsales de una manía, la cual puede llegar a convertirse en obsesión, una idea fija que nos provoca malestar, pues está totalmente peleada con nuestra consciencia.

Continue Reading…

Conoce las etapas emocionales del divorcio

10 octubre, 2019 / no comments

Nadie se casa pensando en divorciarse. Cuando nos casamos prometemos que será en las buenas y en las malas y para siempre.

Sin embargo, las cosas no siempre salen como lo habíamos previsto y como sucede con muchas otras cosas, tenemos que pasar por un  proceso.

El del divorcio es quizá uno de los más largos, ya que no empieza en el momento en el que decimos “quiero el divorcio”, sino mucho antes con las diferencias, las discusiones, los conflictos y las peleas hasta que llega el doloroso momento de tomar la decisión.

Continue Reading…

El ABC de las emociones

23 julio, 2019 / no comments

Todas las personas experimentamos distintos tipos de emociones, algunas muy básicas y las más fácilmente reconocibles como la alegría, el enfado y la tristeza; y otras un poco más complejas, conocidas como emociones autoconscientes y que no siempre identificamos como la templanza, el resquemor o la obnubilación.

Continue Reading…

Cuando coleccionar se convierte en acumular

24 abril, 2019 / no comments

Los seres humanos nos alimentamos de recuerdos, esos recuerdos nos hacen revivir experiencias y es por eso que tendemos a guardar todo aquello que nos recuerda algún momento significante de nuestra vida, pero también solemos guardar cosas solo porque sí: porque nos gustan, porque tienen algún valor emocional o económico. Sin embargo, lo que podría considerarse un inocente pasatiempo puede convertirse en una obsesión e incluso en una patología.

Están quienes coleccionan libros o discos, también los que coleccionan latas de refresco, botellas antiguas, monedas, timbres postales… y la lista podría seguir sin fin; para todos los que coleccionan, cada objeto está cargado de valor.

Continue Reading…

Mindfulness, el poder de la meditación consciente

11 febrero, 2019 / no comments

Tal vez has escuchado hablar de mindfulness, un término que actualmente es muy popular.

Su traducción al español ha sido un poco complicada, pues no existe una palabra literal para referirse a esta “técnica” de meditación o filosofía de vida. Sin embargo, no es algo nuevo, ya que los budistas la practican desde hace unos 2500 años cuando Buda comenzó a enseñar. Sería algo así como meditación consciente.

persona oriental practicando meditación consciente

Fue en los años 70 que un joven especialista en biología molecular, Jon Kabat-Zinn, basado en su estancia y prácticas con los budistas, trae este método a occidente y lo bautiza con dicho nombre tras darse cuenta de sus innumerables beneficios.

Pero no es hasta nuestros días que se hace tan necesario, ya que nuestras ajetreadas vidas plagadas de información y tecnología requieren más que nunca la implementación de técnicas que nos permitan desconectar y centrarnos en nuestro bienestar físico y emocional.

La Sociedad Mindfulness y Salud define al mindfulness como “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación”, y los especialistas han logrado darle un significado traduciéndolo como “atención plena” o “atención consciente”, en resumen, algo así como VIVIR EL PRESENTE.

meditación consciente Mindfulness, el poder de la meditación consciente 1

Y es que no podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente. El mindfulness nos permite recordar en donde estamos y hacia dónde vamos mientras caminamos; es nuestra capacidad para ser conscientes, física y mentalmente, de lo que estamos haciendo.

¿Y esto para qué sirve?

Desconectar y hacernos conscientes de nuestro presente nos permite analizar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, incluso nos permite escuchar nuestros ruidos internos y externos, notar nuestros dolores. Esta atención plena se acompaña de una profunda y honesta aceptación, que hará posible que hagamos cambios en nuestra vida con aquello que sabemos que no está bien.

El mindfulness se considera una práctica de meditación, una técnica de relajación y una actitud más distendida ante la vida. Es una herramienta que se puede usar en cualquier situación y en cualquier momento del día.

meditación consciente: imagen de una chica sentada de espaldas en un entorno de naturaleza

El objetivo final es conseguir que las situaciones cotidianas no nos afecten y que podamos tomar mejores decisiones, eliminando todos los pensamientos negativos que nos frenan.

Algunos de los beneficios más notables al practicar mindfulness son:

  • Despertar la curiosidad y la motivación.
  • Aprender a relajarte en momentos de suma tensión.
  • Sentirte mejor contigo mismo.
  • Mejorar tu autocontrol.
  • Tomar mejores decisiones.
  • Mejorar tu salud.
  • Reducir el estrés y la ansiedad.

¿Cuál es la diferencia con otras técnicas de meditación?

Existen técnicas de meditación que incluyen el mindfulness o técnicas 100 por ciento derivadas del mindfulness, y la diferencia es que la práctica de esta técnica es a través de la meditación consciente.

Para su práctica es usual recurrir a imágenes, sonidos y sensaciones físicas para intentar reducir la “monólogo mental”. Existe un método muy popular en el que los profesores invitan a sus estudiantes a observar, analizar y diseminar una pasa, desde que la colocan en sus manos hasta que la llevan a la boca.

Esto con el objetivo de empezar a ver las cosas desde otro punto de vista; de acuerdo con el mindfulness, hacernos conscientes del objeto presente (en este caso, una pasa), nos ayuda ver un orden y una vinculación entre las cosas que antes no eran visibles. Y hasta podemos pensar en su origen con una actitud de agradecimiento.

Meditación de la pasa.

¿Cómo empezar?

Practicar mindfulness requiere de algunos conocimientos básicos que son fáciles de aprender, y aunque lo mejor que puedes hacer es buscar un especialista en esta técnica para poder sacar jugo a todos sus beneficios, también puedes ir practicando con algunos ejercicios.

meditación consciente Mindfulness, el poder de la meditación consciente 2

A continuación, te recomiendo un calendario que puedes ir ajustando de acuerdo a tu rutina diaria:

  • Semanas 1 y 2: 1 minuto por la mañana y otro por la noche
  • Semanas 3 y 4: 5 minutos por la mañana y 5 por la noche
  • Semanas 5 y 6: 10 minutos por la mañana y 10 por la noche
  • Semanas 7 y 8: 30 minutos por la mañana y 30 por la noche
  1. Para y observa  El mindfulness requiere de toda tu atención, de toda tu concentración y del uso de tus cinco sentidos. Ya sea que te encuentres en un momento de estrés o de alegría, haz una pausa y pon atención a tu cuerpo, qué pasa por tu cabeza en ese momento y qué sensaciones y sentimientos te provoca. Hacer esto de manera habitual, al menos unos minutos al día, permitirá a tu mente desconectarse de la inconsciencia.
  2. Hazte consciente de tu respiración  La respiración es uno de los elementos más importantes del mindfulness, por lo que se recomienda realizar 40 respiraciones conscientes, esto es, respirar profundamente 40 veces contándolas y sin variar el ritmo. Esto ayuda a eliminar la tensión y los pensamientos de alarma.
  3. Cuenta del 1 al 10  Parece simple, pero intenta contar del 1 al 10 a un ritmo moderado, evitando que cualquier otro pensamiento asalte tu mente. Cuando lo logres puedes ir aumentando la cantidad de números. Esto ayudará a tu mente a mejor el autocontrol.

Recuerda que contar con espacio adecuado es imprescindible para meditar. Una vez que empieces a dominar la técnica de la meditación consciente, podrás hacerlo en cualquier lugar. Lo más importante es que dediques unos minutos de tu día meditar para hacerte consciente de tu presente, esto traerá grandes beneficios para el futuro.