Orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo

23 noviembre, 2020 / no comments

El ritmo de vida frenético que llevamos nos obliga a imponernos unos hábitos y unas rutinas diarias si queremos mantener el orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo. Tendemos a dejarlo todo para “el día de la limpieza” y las tareas más simples se van acumulando. Posponemos por falta de tiempo, de ganas o porque nos surge un plan mejor.

Con pequeñas acciones diarias y con una buena planificación y organización, podemos ir teniendo la casa en perfectas condiciones sin que se acumule la ropa en la silla de la habitación. Además, está comprobado que un espacio en orden y limpio ayuda a la concentración y a la relajación, y evita situaciones de estrés. 

Otra opción cuando no sacamos tiempo para las tareas domésticas y la limpieza del hogar, es contratar a una empresa de limpieza o profesional que se encargue de todo, o que te ofrezca una ayuda puntual en el momento que necesites. Puedes acordar el tipo de limpieza que mejor se adapte a tu situación: una semanal, una mensual más profunda, una por cambio de estación, una limpieza de obra, etc. Estos y estas profesionales de la limpieza te ayudarán a organizarte mejor y podrás aprovechar tu “día de la limpieza” para realizar otra actividad. 

Orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo Orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo 1

15 consejos de orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo

Sea cual sea tu situación, a continuación te damos 15 de tips o recomendaciones que podrás ir incorporando en tu día a día para crear unos hábitos de orden y limpieza en casa:

1. Consigue un planificador.

Es la mejor forma de organización que existe.

2. Dedica cada día de la semana a realizar una tarea.

Por ejemplo, el lunes sacudir el polvo; el martes limpiar los cristales; el miércoles darle al baño; el jueves limpiar la cocina; el viernes tratar del salón; el sábado fregar los suelos y el domingo dedicar un poco de tiempo a cocinar. De esta forma limpiaras todo sin darte cuenta.

3. Haz la cama siempre.

Parece insignificante, pero es el primer paso para ser el rey o la reina del orden.

4. Ventila la casa.

Bastan 10 minutos para renovar el aire y purificar tu hogar. El ambiente se volverá más fresco y agradable.

5. Friega y recoge los platos siempre.

Conseguirás tener una cocina limpia y organizada después de cada comida.

6. Prepara tu mochila y tu ropa por la noche.

Así no perderás tiempo por la mañana y tendrás cinco minutos más para el café.

7. Recibidor ordenado.

Dicen que las primeras impresiones son las más importantes y la entrada a tu casa también lo es. Ten un lugar para cada cosa: abrigos, llaves, mascarilla, etc.

8. Domingo, día de bach cooking.

Cocina durante un par de horas y prepara tu comida en tuppers para toda la semana. Ten listo un plan semanal de comidas, así, ahorrás tiempo y comerás mejor.

9. La regla de los 15 minutos.

Dedica quince minutos todos los días a una zona de la casa distinta. Ponte una alarma para marcar el tiempo. Sólo 15 minutos, ni uno más.

10. Dos en uno.

Realizar dos tareas al mismo tiempo sí es posible. Mientras estás preparando algo al horno, aprovecha para organizar el cajón de los utensilios de cocina.

11. La zona de trabajo siempre ordenada.

Tener el escritorio limpio, sin acumular papeles ni notas sueltas, ayuda a la concentración y a trabajar más y mejor.

orden y limpieza en casa cuando tienes poco tiempo

12. El truco de la caja.

Es muy fácil, guarda en una caja aquello que no utilices, por ejemplo, la ropa en un cambio de armario. Si al año siguiente no has tenido que abrir la caja, es que no lo necesitas. Desaste de ella sin más. Puedes aplicarlo a cualquier ámbito: con decoración, en la cocina, etc.

13. Alíate con la tecnología.

Habrás oído hablar de los robots aspiradores, magníficos compañeros de la limpieza. Programa tu robot cuando salgas a hacer la compra, al volver, tu casa estará reluciente.

14. Di adiós a las montañas.

No acumules. Ordena, guarda y recoge tu ropa cada día. Igual ocurre con la colada.  

15. Trabajo en equipo.

Compartir las tareas domésticas con el resto de personas con las que convives es una obligación.

Estos son algunos consejos para mantener el orden y la limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo, pero hay muchos más. Tienes que encontrar la rutina y los hábitos que se adapten mejor a ti e ir incorporándolos poco a poco en tu día a día. También tienes libros, blogs, vídeos en YouTube o hasta series de televisión dedicadas a esta temática. No te falta información, así que ¡manos a la obra!

Orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo Orden y limpieza en casa cuando tenemos poco tiempo 2

¿Qué beneficios tiene limpiar y ordenar?

El orden físico está relacionado con el orden mental. Según los expertos, una casa desordenada provoca un aumento de los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Por el contrario, un espacio en orden y sin ruido visual, ayuda a calmar la ansiedad. Tu casa eres tú. 

Además, otra de las ventajas de mantener un hogar ordenado es que, casi sin darte cuenta, estás realizando una actividad física, estás ganando en salud. Limpiando los cristales, mueves los brazos; pasando la fregona debajo de la cama, una sentadilla. Búscale el lado divertido y convierte limpiar, en un reto deportivo. 

Otros beneficios destacados son:

  • Los espacios ordenados potencian la creatividad. Buscar soluciones de almacenaje también es agilizar la mente.
  • Dormirás mejor. Un dormitorio ordenado ayuda a conciliar mejor el sueño y a descansar más. 
  • Ganarás en tiempo para ti. Con la casa en orden podrás hacer otras actividades como leer un libro, pasear o hacer yoga. 
  • Nada de gérmenes. Mantener la casa limpia evitará insectos, gérmenes, hongos y virus en el espacio. 

Profesionales del orden y la limpieza

El tiempo ya no es la excusa. Cuando veas que las tareas domésticas te superan, lo mejor es pedir ayuda. Puedes contactar con profesionales del orden, que te enseñarán a crear estas pequeñas rutinas en tu vida y te orientarán para aumentar tu productividad y capacidad de organización. De igual forma ocurre con la limpieza, si eres incapaz de planificarte o, simplemente, prefieres dedicar ese tiempo a otra cosa, contacta con un limpiador o limpiadora. Normalmente se adaptan a ti, a tus horarios, tus ritmos y tus rutinas.

Para estos casos existen empresas como Zaask, que te ayudan a simplificar el trabajo, presentando distintas opciones de servicios y profesionales que pueden ajustarse a tus necesidades.

Recuerda que mantener una casa limpia y ordenada es ganar en calidad de vida, reduciendo el estrés y la ansiedad y ayudando a potenciar la creatividad y la felicidad.

Trucos para mantener ordenados tus zapatos

17 noviembre, 2020 / no comments

Si eres de las personas que guardan muchos zapatos porque tienes un par para cada tipo de outfit o para cada ocasión, entonces es muy importante que los tengas bien organizados y ordenados. Incluso si solo tienes los pares esenciales, mantenerlos en orden es fundamental para que el espacio que ocupan no se vea desordenado.

Los zapatos, zapatillas y botas pueden ocupar mucho espacio y, además, acumular olores, por eso es muy importante que tengan un lugar y un orden especial. Cuanto más desordenados los tengas más probable es que se estropeen, que acumulen bacterias, que te quepan menos y qué no sepas qué tipos de zapatos tienes. Así que, ¡vamos a poner pies a la obra con estos trucos para mantener ordenados tus zapatos!

Descubre 6 trucos para hacer tu cambio de armario más sencillo

A un paso de la calle

Como ya sabes, lo más importante antes de ordenar es descartar. Para poder asignar un orden y un espacio a nuestros zapatos, es necesario crearlo. Por ello, te recomiendo deshacerte de todos aquellos pares de zapatos que ya no usas o que están en mal estado.

¿Cómo facilitar el descarte?

  • Deshazte de los zapatos que no has usado en el último año, si no los has usado, seguramente tampoco lo harás en el futuro.
  • Si tiene algún defecto, establece una fecha para arreglarlos, pero sé honest@ contig@ mism@, si no lo vas a arreglar, es mejor dejarlos fuera.
  • Deshazte de aquellos zapatos que compraste solo porque estaban en oferta.
  • Elimina los zapatos a los que les falta la plantilla, un cordón, a los que se las ha caído una tapa, la suela o alguna parte esencial.
  • Si tienes duda sobre alguno que está en buen estado, póntelos, mira si te quedan bien y si tienes con qué combinarlos. Piensa si hay momentos en los que los usarías.
  • Si te aprietan, si no cierran bien, si son incómodos, no importa que sean bonitos o carísimos, dónalos, véndelos o regálalos.

Ahora que te has quedado únicamente con los pares que sí usas, vamos con otro de los trucos para mantener ordenados tus zapatos más importante: separarlos por tipo o por categoría. 

  • Zapatos y/o zapatillas
  • Zapatos de tacón
  • Zapatillas deportivas y playeros
  • Sandalias, alpargatas o zapatos de verano
  • Botas y botines

También puedes categorizarlos por frecuencia de uso

  • Zapato de diario
  • Zapatos del trabajo
  • Zapatillas de estar en casa
  • Zapatos de fiesta

En realidad, puedes establecer las categorías que tú quieras, lo importante es que sea un sistema que funcione para ti, para que sepas en dónde están, cuáles son y que sea más fácil encontrarlos.

Eligiendo el espacio adecuado

Trucos para mantener ordenados tus zapatos

Ahora que ya descartamos y clasificamos, necesitamos darles un espacio. Si tienes pocos zapatos es probable que te sea más sencillo asignar un lugar, como una parte de tu armario. (preferiblemente en la parte baja del mismo). Si tienes muchos, aun habiendo seleccionado, entonces con mayor razón, necesitas asignarles un espacio para que no se adueñen de toda tu casa.

¿Qué lugares puedes aprovechar además del armario?

  • El recibidor de la casa, así evitas meter suciedad a la casa
  • El espacio debajo de las escaleras
  • Posibles cajones que tengas vacíos
  • Debajo de la cama
  • En la pared o en las puertas
  • Estanterías

Sin importar que lugar elijas, que puede estar a la vista o cerrado, es esencial que lo mantengas en orden para que sean funcional. De nada servirá que asignes un cajón y los metas todos desparpajados, porque entonces, cuando quieras usarlos, tendrás que sacar uno por uno, buscar el par y en una de esas, ni siquiera lo encuentres.

Zapato a su zapatero

Para elegir cómo almacenar cada par es importante tener en cuenta su forma y su tamaño.

Cajas

Los zapatos pequeños o zapatillas normales pueden ir en cajas. Puedes conservar la caja en la que venían los zapatos cuando los compraste, de este modo te aseguras de que el espacio es adecuado. El único inconveniente es que, si tienes tus zapatos a la vista, el cambio de colores y tamaños de cada caja puede no verse tan estético porque nos puede generar ruido visual, sin embargo, para ordenarlos es una técnica más económica

trucos para mantener ordenados tus zapatos

Organizadores

Actualmente existen en el mercado una gran variedad de organizadores de zapatos que pueden adaptarse al espacio que tienes en casa. 

  • Para ahorrar espacio puedes optar por los que te ayudan a colocar un zapato encima del otro, como en vertical.
  • Si tienes muchos pares, lo ideal es contar con organizadores que tengan visor transparente al frente para que puedas verlos antes de sacarlos. 
  • Si decides quedarte con cajas de cartón que ya tienes, puedes colocar una imagen de los zapatos al frente de la caja, de este modo puedes ver qué zapatos hay dentro.
  • Puedes usar organizadores de plástico transparentes, existen unos de gran tamaño que también pueden valerte para las botas.

Zapateros de pared

También sirven para aprovechar el espacio, pues si no tienes mucho, puedes colocarlos en la pared de tu habitación o en el recibidor, detrás del armario o detrás de la puerta y como están diseñados para esto, ayudas a tus zapatos a mantener su forma, esto también es bueno para mantenerlos aireados.

Trucos para mantener ordenados tus zapatos
Este tipo de zapateros lo puedes encontrar en IKEA

Cajones

Si en tu armario te sobra algún cajón o puedes hacerte de un mueble con varios cajones, estos pueden servir muy bien para guardar zapatos. Sólo asegúrate de que quepan bien y que al acomodarlos no se estrujen ni se aprieten. Para evitarlo puedes colocar hormas de cartón o plástico, así no perderán su forma. En algunos lugares los cajones pueden retener la humedad, así que asegúrate de airearlos o colocar dentro del cajón algún deshumidificador y algún ambientador para dejar fuera también los malos olores.

Trucos para mantener ordenados tus zapatos
También en IKEA encuentras zapateros como éste.

Estanterías y perchas

Para las botas es ideal contar con una técnica especial, ya que suelen ser más grandes y ocupar más espacio. Puedes valerte de cajas grandes o las cajas en donde vienen cuando las compraste, cajas grandes transparentes o colgarlas en perchas para que mantengan su forma original. Las baldas reguladoras son muy útiles porque puedes guardarlas en cualquier sitio y te sirven para botas de distintos tipos y tamaños y puedes ajustarlas a la medida de cada una.

Trucos para mantener ordenados tus zapatos
Perchas con pinzas para botas en Leroy Merlín.

Cestas y cajas de madera

Si te gustan las manualidades, entonces con un poco de creatividad puedes coger cajas de madera o cestas para integrar divisores y guardar zapatillas deportivas o zapatos. Puedes, por ejemplo, integrar cilindros de cartón, que además te ayudan a evitar la humedad.

Sea cual sea el sistema que elijas, recuerda que lo importante es que este sistema sea funcional para tu día a día, que sea fácil de seguir y de ubicar para que cuando uses un par lo puedas devolver a su sitio y así evitar encontrarte con un campo minado de zapatos cuando llegues a casa.

Trucos para mantener ordenados tus zapatos
Cajas de madera de distintos tamaños en Leroy Merlín.

¿Qué sistemas para organizar tus zapatos usas tú? Aprovechamos para recordarte que en La Escuela del Orden contamos con talleres de Cambio de armario en los que puedes registrarte para conocer más recomendaciones como éstas.

Trucos para mantener ordenados tus zapatos Trucos para mantener ordenados tus zapatos 6

Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible

9 noviembre, 2020 / no comments

A veces la vida nos conecta con personas que parecen estar destinadas para traer importantes cosas a nuestra vida, así es como funciona el universo; nos pone en orden y sintonía con quien puede aportar mejoras en alguno de los aspectos de nuestro día a día.

Así fue como llegué a María Negro y su libro “Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible”. Como muchas veces os he contado, la sostenibilidad es un aspecto muy importante en nuestro proyecto de organización, pues tenemos que trabajar por equilibrar todos los aspectos de nuestra vida, desde nuestros espacios y emociones, hasta el modo en cómo interactuamos con el ambiente que nos rodea.

A María pude conocerla en uno de los eventos de networking en los que participo, y nuestro encuentro no pudo ser más acertado, pues en mi búsqueda por tratar de aportar a mi comunidad y a mis clientes, un orden sostenible es que puedo recomendaros este libro, Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible, que, entre otras cosas, nos da la guía para tener una vida más sostenible y consciente, haciendo que el proceso sea sencillo y muy enriquecedor.

¿Qué puedo encontrar en el libro «Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible»?

10 pasos hacia una vida sostenible Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible 7

Con el libro Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible aprenderemos a reducir los residuos que generamos y desperdiciar menos alimentos, así como a sacar mayor partido a las prendas y a los objetos que tenemos en casa, un detalle súper bueno cuando estamos en temporada de cambio de armario, por ejemplo.

Y algo súper interesante, nos da algunas claves para compartir valores medioambientales con la gente a nuestro alrededor, muy útil si queremos fomentar en nuestros hij@s, hábitos sostenibles.

Todo esto podremos hacerlo de manera sencilla gracias a trucos, ejercicios y recursos para reflexionar sobre el poder individual que tienen nuestras acciones, hábitos y decisiones diarias que nos ayudarán a vivir y actuar en consonancia con lo que creemos y sentimos sin comprometer al planeta. Por ejemplo:

  • Reflexionar antes de comprar
  • Apostar por un baño ecofriendly
  • Ser más eficiente y ahorrar en recursos
  • Consejos de reciclaje y reutilización

Tan solo leer esto ya dan ganas de empezar a hacerlo, ¿no?

¿Quién es María Negro?

10 pasos hacia una vida sostenible Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible 8

María Negro es consultora de negocios y divulgadora de sostenibilidad. Esto quiere decir que ayuda a empresas y a emprendedores a posicionarse en el mundo de la sostenibilidad de manera honesta y ética, por medio de su empresa El hervidero de ideas, que también ayuda a las personas en este sentido.

Su libro, Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible, podéis encontrarlo en distintas plataformas de venta online como Amazon o el El Planeta de Libros, pero también puedes obtener una copia si me sigues en mis redes sociales, pues María ha querido compartir con nosotros su magia sorteando su libro entre nuestra comunidad.

Os invito a que estéis pendientes de mi perfil en Instagram, @ordenstudio para poder participar por una copia de este maravilloso libro, Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible, para empezar a cambiar el orden sostenible de nuestro día a día.

¡Gracias María y gracias a vosotros por leernos!

Tal vez te interesa: Residuo cero, el libro de Yve Ramírez para superar la cultura de usar y tirar.

Apps para mantener nuestro orden sostenible

29 octubre, 2020 / 2 comments

No se trata de volvernos paranoic@s descargando cualquier cantidad de apps para mantener nuestro orden sostenible, se trata de conocer todas esas aplicaciones, informarnos, seleccionar las que mejor nos funcionan y aprovecharlas para mejorar nuestros hábitos diarios.

Teniendo esto como punto de partida, recientemente he encontrado aplicaciones que resultan muy útiles en el momento de querer ser más responsables con el medio ambiente y coherentes con nuestros nuevos hábitos de organización y orden.

Muchas de estas aplicaciones son gratuitas y están diseñadas para ayudarnos a resolver diversas necesidades, desde mejoras en nuestro orden físico y de salud, hasta en nuestro orden alimenticio, con la finalidad de ser consumidores responsables.

Veamos entonces cuáles encontramos y luego compártenos las que usas tu para mejorar tus hábitos sostenibles.

Yuka. Esta aplicación es ideal para obtener información sobre el contenido de los productos de higiene personal que llevamos a casa. Nos permite escanear el código de barras de productos como el champú, el gel de ducha, cremas, lociones, etc. para informarnos acerca de su contenido y si es bueno, malo o aceptable para ponerlo en nuestro cuerpo. Al principio te llevarás una gran sorpresa de las cosas que no sabías de tu crema favorita, luego querrás tirarlo todo a la basura. Mi recomendación es que lo uses como una guía y trates de establecer un equilibrio entre los productos que te gustan y los que son mejores para tu salud.

App para iPhone
App para Android

TooGoodTooGo. Hemos hablado mucho sobre lo importante que es evitar el desperdicio de alimentos y esta aplicación nos ayudará mucho con eso. TooGoodToGo nos dará una lista de restaurantes, tiendas, panaderías o supermercados que ofrecen packs de comida por solo 4€ y que están conformados por la comida que no lograron ocupar en el día y que de no venderla tendrá que irse a la basura. De inicio eso de comer “sobras” no te llamará la atención, pero te sorprenderás al ver que cada pack tiene un valor real de 12 € y que puedes encontrar de todo, desde pan, hasta menús completos con bebida.

App para Android
App para iPhone

Oroeco. Esta app es una calculadora de huella de carbono personal. Al descargarla podrás llevar un registro de tu huella de carbono tomando como base tu consumo de electricidad, los medios de transporte que usas, alimentación, etc. Además, ofrece pistas para reducir esta huella de una manera fácil y divertida con consejos personalizados según tu modo de vida.

App para Android

JoinIn. Se trata de una app solidaria y que promueve el trabajo colaborativo para generar un cambio social en nuestro entorno. Con esta app puedes ponerte en contacto con personas que necesitan cierto tipo de ayuda para actividades específicas, tu ofreces tu tiempo y habilidades para ayudar a alguien que lo necesita dentro o cerca de tu comunidad y al mismo tiempo, puedes recibir ayuda de otras personas.

App para Android
App para iPhone

How Good. Sigue el ejemplo de Yuka, pero con los alimentos, de este modo puedes escanear tus productos favoritos del súper, saber cómo se producen, que ingredientes incluyen y sin son buenos, malos o aceptables para tu consumo.

App para iPhone
App para Android

Sustainability aware. Esta app se creó para ayudar a los padres a enseñar sostenibilidad a los peques, una tarea que nos siempre se nos facilita o que no sabemos cómo poner en práctica. Está dirigida a niños entre 8 y 12 años y muestra los aspectos positivos de una vida sostenible, el cuidado de la naturaleza y los animales y cómo sus acciones pueden tener un impacto en el planeta. Si tienes hijos más mayores, también te vale porque introduce conceptos más avanzados como la energía renovable, la movilidad sostenible o el cambio climático.

¿Qué otras apps sostenibles conoces?

Cambio de armario: Cómo saber si debes deshacerte de una prenda o no

14 octubre, 2020 / no comments

Ahora que estamos en el momento justo de realizar nuestro cambio de armario, nos enfrentamos a un serio análisis sobre las prendas y accesorios que deben quedarse o irse para siempre.

Ya tuviste toda una temporada para darte cuenta de aquellas cosas que más usas; si bien es muy distinto lo que usamos en el verano que lo que nos ponemos en el otoño, con el paso del tiempo es más sencillo darnos cuenta de todas esas prendas que tenemos guardadas y que no nos hemos puesto recientemente. ¿Será el momento entonces de decirles adiós?

Tomando consciencia de tu cambio de armario

Antes que nada, debemos recordar que la ropa es ropa y aunque le tengamos un aprecio especial a ciertas prendas, todas, absolutamente todas, son reemplazables, lo que no lo es, es tu bienestar, tu salud mental y tu salud económica.

Acumular ropa no solo genera gastos en tu bolsillo, también repercute en tu tiempo y en tu orden emocional. Tener demasiada ropa acumulada quita espacio en tu armario y en tu día, pues al tener tantas cosas es difícil encontrarlas, elegirlas y usarlas. Lo que genera una sensación de estrés en varios momentos del día.

Pierdes tiempo al decidir qué ponerte, pues al tener todo acumulado pierdes visión de toda la ropa que tienes y cómo puedes combinarla. Además, la ropa acumulada genera bacterias y malos olores. Asimismo, gastas dinero, pues crees que no tienes ropa y entonces vas y compras más, esto se convierte en un círculo vicioso interminable, tan solo por el hecho de negarte a decidir y soltar.

¿Qué preguntas debo hacerme al hacer mi cambio de armario?

Por su puesto que la pregunta de “¿Esto me hace sentir feliz?” es una de las más importantes para decidir si eliges quedarte con una prenda o no, pero también es muy subjetiva, porque tendemos a recurrir a la nostalgia. Puede que en este momento no seas tan feliz con ella, pero recuerdas los momentos en los que sí lo fuiste y entonces vuelves a ser feliz y a quedártela.

Por eso, existen otras preguntas que debes hacerte al elegir qué prendas conservar en tu armario:

  • ¿Me la he puesto en el último año?

Diría que podrían ser seis meses, pero existen lugares en donde los cambios de temporada son muy extremos, por lo que es muy probable que en los meses de calor no hayas usado abrigos, o que en los meses de frío no hayas usado vestidos, y no por eso deban irse. Pero un año es suficiente para darte cuenta de que has usado o no alguna prenda. Si pasaron 12 meses y no lo usaste. ¡Fuera!

  • ¿Aún me sirve o es de mi talla?

Puede ser que en los últimos meses hayas subido o bajado de peso y esa prenda que tanto de gusta ya no te valga. Por más que decidas cambiar tus hábitos alimenticios o hacer ejercicio, en los próximos meses tampoco te servirá, así que, por lo pronto esa prenda no las vas a usar, mejor dile adiós y usa la que sí te valga.

  • ¿Me gusta cómo me veo con esa prenda?

Ésta es quizá una de las preguntas más importantes. Cuando usas tu ropa debe gustarte tanto que quisieras usarla todos los días y esas prendas son las únicas que deben permaneces en tu armario. Puede ser que en el perchero se vea hermosa, o que cuando la vista en el aparador de la tienda te conquistó, pero la realidad es que si no te gusta cómo te ves con ella, nunca de los nunca la usarás.

  • ¿Por qué conservo esta prenda?

Hay algunas piezas sobre las que nos cuesta más trabajo decidir, generalmente son aquellas que alguien nos regaló, que tienen un valor sentimental o que te costaron mucho dinero. Las prendas que conserves en tu armario deben quedarse por las razones adecuadas: porque te gusta, porque se te ves bien con ella y porque te sientes feliz cuando te la pones. Si es porque es cara, porque te la regaló tu mejor amiga o porque te la trajeron de un viaje, entonces no te gusta y no te la vas a poner. Si es cara, véndela; si te la regaló una amiga, dásela a alguien de tu familia que si la aprecie; si te la trajeron de recuerdo, dónala.

  • ¿Va con mi estilo?

Las modas cambian y nosotros también, no importa si te gusta estar a la vanguardia o usar ropa vintage, lo importante es que las prendas que conserves reflejen tu estilo, pues de eso depende que te sientas bien cuando las usas. Es probable que cuando la compraste te parecía la blusa más chic del momento, pero ahora simplemente ya no va contigo, o que la compraras para ir a la oficina y ahora tienes otro empleo y ya no la necesitas.  Recuerda, es de sabios cambiar de opinión.

  • ¿Está estropeada y voy a arreglarla?

Hay ropa que nos encanta, pero la hemos usado tanto que ya está deteriorada: le falta un botón, se le hizo un agujerito, tiene manchas… y la conservas porque dices que algún día vas a arreglarla. Ponte en un plazo para hacer ese arreglo y si no lo cumples, deshazte de ella porque es muy probable que nunca la repares.

  • ¿En qué ocasiones la uso y con qué lo combino?

Al hacer tu selección puede ayudarte darle un objetivo a cada prenda, por ejemplo, el vestido para salir de noche, las blusas para el trabajo, los vaqueros para salir con las amigas, etc. Cada prenda debe tener un motivo o una ocasión, si no lo tiene es que la compraste porque sí y por lo tanto será difícil combinarla con algo o darle un uso. Seguirá siendo la prenda que compraste porque estaba de rebajas, porque era barata, porque te gustó el color, pero sin ningún motivo aparente.

Como ves hay muchas preguntas que pueden ayudarte a hacer tu cambio de armario, pero más importante que las preguntas son las respuestas, debes ser honest@. Si crees que a nadie le hace daño si te quedas o no con una blusas o pantalón de más, te equivocas, te estás engañando y haciendo daño a ti mism@ al apegarte a algo que no tiene ningún valor significativo para ti y que no te permite avanzar.

Liberar tu armario te hará sentir cómod@, libre de ansiedad, ganarás tiempo, espacio y te sentirás en armonía contigo mism@ y con todo lo que te rodea.

Taller «Cambio de armario»

cambio de armario Cambio de armario: Cómo saber si debes deshacerte de una prenda o no 9

Si sientes que necesitas ayuda con tu cambio de armario, te invitamos a sumarte a nuestro taller online, el cual se imparte desde La Escuela del Orden este 15 de octubre a las 18:00 horas de España.

En él te daré las claves para poner orden en tu armario y mantenerlo, de manera sencilla y tomando consciencia de lo que tienes y de lo que no te hace falta.

Reserva tu plaza en este enlace. https://www.laescueladelorden.com/talleres/

Aprendiendo la diferencia entre amor y apego

23 septiembre, 2020 / no comments

Para entender la diferencia entre amor y apego, debemos ir al inicio del todo. El apego es algo que experimentamos desde que nacemos; nacemos apegados a nuestra madre e inconscientemente nos aferramos a ella por un temor a lo desconocido. Sin embargo, cuando somos pequeños, sentir apego es algo completamente normal e incluso tiene diversas funciones.

Por un lado, nos ayuda a generar un estado de seguridad que nos permite explorar, conocer el mundo y relacionarnos con él, y por otro, es fundamental para el desarrollo psicológico y la formación de la personalidad en el futuro de cada persona.

Es conforme vamos creciendo que, en la teoría, aprendemos a desapegarnos y a establecer un vínculo normal y sano con nuestra madre.

Sin embargo, ese apego no solo existe entre la madre y el recién nacido, sino que a medida que vamos creciendo, formamos nuevos apegos, consolidamos muchos otros y los perdemos también, pues el apego es la manera que tenemos los seres humanos de vincularnos con otras personas y, en general, con todo lo que nos rodea.

¿Cómo se relaciona el apego con nuestro orden emocional?

Aquí es donde empieza la dificultad para notar la diferencia entre amor y apego. Esa misma seguridad y tranquilidad que sentimos al estar apegados a nuestra madre, podemos llegar a sentirla por alguien o por algo más, pues es al estar apegados a estas personas o cosas que generamos un estado de bienestar.

Pero hay que estar muy alertas, pues este estado de bienestar puede ser ilusorio, es decir que el apego puede no ser positivo en todos los sentidos, ya que, aunque creemos sentirnos bien, en realidad estamos atribuyendo nuestra tranquilidad y calma a una entidad externa, por lo que cuando esa entidad externa desaparece, el vínculo se rompe y esto puede llevarnos a un estado emocional inestable.

Al mismo tiempo, mientras mostramos apego por estas personas o cosas, empezamos a generar desórdenes emocionales como falta de autoestima, inseguridad, desconfianza… sentimos que, al estar lejos de estas personas o cosas o no tenerlas, la vida no va bien y no tenemos control de nada, por lo que nos aferramos aún más.

El apego se ha convertido en un vínculo negativo que fácilmente confundimos con afecto o amor: “Te amo tanto que no puedo dejarte ir, porque si te vas me deprimo”. La realidad es que no amamos tanto a esa persona u objeto, apreciamos la supuesta calma que nos hace sentir, porque de no estar tendríamos que enfrentarnos a todos nuestros miedos.

El apego se convierte en una necesidad emocional, más que en un afecto sincero.

¿Cómo podemos establecer la diferencia entre amor y apego?

Pareciera que hay una delgada línea que divide estos dos sentimientos, pues ambos están destinados a generar vínculos, sin embargo, la diferencia entre amor y apego es más sencilla de ver de lo que pensamos.

Es verdad que el amor también puede tener sus altibajos, y no siempre todo es color de rosa, pero, si se trata de afecto o amor verdadero, difícilmente llegará a generar un desorden emocional.

Apego es el nombre de esa relación que se sostiene solo por miedo, inseguridad y costumbre.

¿Cómo podemos distinguir la diferencia entre amor y apego?

  • El amor/afecto fomenta el crecimiento, el apego lo obstaculiza

Si hablamos de relaciones humanas, el afecto sincero entre dos o más personas hará que crezcan y cumplan sus objetivos de manera individual, pero en conjunto, fomentando la libertad de expresión, la superación y celebrando cada logro. El amor nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos, y la hacerlo, estamos también impulsando al otro a ser una mejor persona.

El apego, por el contrario, genera dependencia innecesaria. Uno no hará lo que el otro no quiera, diga o en lo que no esté de acuerdo. La persona dependiente poco a poco va demandando más y más tiempo, tu atención, afecto… sin importar las propias necesidades del otro.

Si hablamos de cosas, funciona exactamente de la misma manera, por ejemplo, generamos un apego a cosas, que de no tenerlas no podemos avanzar. Por ejemplo, tenemos la oportunidad de conseguir un mejor empleo, pero eso implica cambiar de casa; estamos tan apegados a nuestra casa porque allí crecimos y es donde están todos nuestros recuerdos, que decidimos rechazar el empleo y preferimos quedarnos en uno que quizá no nos gusta y con peor pagado, pero con la casa, ¡cómo si no hubiera más casas en las que pudiéramos generar nuevos momentos!

  • El amor es desinteresado, el apego es egoísta y ególatra

Cuando el afecto es sincero, no nos interesa sacar provecho de nada. Nos sentimos felices tan solo de poder dar afecto y cariño a alguien o algo más. Damos sin esperar nada a cambio, tampoco esperamos que la otra persona haga más por nosotros, pues nos sentimos agradecidos de contar con su presencia. Y lo mismo con las cosas, nos sentimos satisfechos con lo que tenemos porque lo valoramos y sabemos que no necesitamos nada más para estar bien.

El apego, sin embargo, nos exigirá más de lo que podemos dar. Exigirá más tiempo, más cariño, más atención, más de todo sin tener en cuenta nuestras necesidades y capacidades emocionales.

  • El amor nos libera, pero el apego nos controla

El amor nos permite ser nosotros mismos y dejar que los demás sean, porque queremos ver a esa otro persona feliz y realizada. El amor requiere seguridad y confianza, pues esto permitirá que cada una de las personas de en la relación puedan alcanzar su máximo potencial.

Si tenemos afecto por un objeto, sabremos reconocer las ventajas de poseerlo, el bienestar que nos genera, pero igual sabremos reconocer cuando es tiempo de dejarlo ir sin miedo y sin pesar, agradeciendo cada minuto que nos dio de felicidad o los beneficios de los que gozamos mientras estuvo con nosotros y nos ayudará a valorar el resto de las cosas en general.

El apego no nos permite ser nosotros mismos, nos limita, nos detiene, nos obstaculiza. Somos lo que el otro quiere que seamos, nos adaptamos a sus necesidades, su forma de vida, sus reglas, ya que el apego necesita tener el control a través de la manipulación. El apego es acerca de instrucciones y reglas mientras que el amor es sobre confianza, inspiración y cuidado.

Y no solo sucede con las personas, podemos llegar a sentir apego por un objeto a tal grado que nos sentimos fuera de nosotros mismos si no lo tenemos. Pensemos, por ejemplo, en el móvil, un objeto que usamos a diario y que puede llegar incluso a controlar nuestras vidas; no dormimos si no lo tememos cerca, nuestro orden emocional se altera si se rompe o se descompone o si tenemos que dejar de mirarlo por un par de horas. El apego va más allá de nosotros y raya, a veces, en la exageración.

Se parecen mucho, pero no son lo mismo

Entonces, pueden parecerse mucho, pero la diferencia entre amor y apego es más clara de lo que a veces queremos ver, pero es muy simpe: un vínculo afectuoso basado en el amor y cariño es de respeto y superación personal; un vínculo basado en el apego, es un lastre que nos limita para liberar todo lo bueno que podemos ser.

Tú, ¿sientes amor o apego?

Te invito a descubrir lo 5 puntos clave para practicar el desapego.

Una vuelta al cole ordenada y segura

14 septiembre, 2020 / no comments

La vuelta al cole es una realidad. Hasta hace poco todo era algo incierto – qué no lo es en estos días -, pero es oficial que los niños vuelvan a clases, en algunos lugares ya lo han hecho, y con ello volvemos un poco a la rutina y la preocupación. 

Eso sí, no es una vuelta al cole normal, pues ahora además de adaptarnos de nuevo a las actividades regulares, quitarnos el chip de las vacaciones, sumar el estrés del material escolar, los uniformes y tal, hay que preocuparnos por cuidar la salud para evitar contagios y tomar medidas de prevención a las que antes no estábamos acostumbrados. 

Sin embargo, no por ello vamos a perder la razón; tenemos que seguir con nuestra vida y nuestros peques también. En nosotros está que aprendan a tomarlo con calma y responsabilidad. Y es que, aunque pensemos “qué más da que mi hijo pierda un año” o “este año mejor que estudie en casa”, la realidad es que el que lo chicos acudan a la escuela es mucho más importante de lo que a veces podamos pensar o creer.

¿Por qué es importante la vuelta al cole?

Con esto del confinamiento, los adultos, no somos los únicos que lo hemos pasado mal. Nuestros hijos han tenido que hacer cambios incluso sin tener idea del porqué ni entenderlo del todo.

Además de su hogar, la escuela influye en la salud y el bienestar de nuestros niños de manera importante. Asistir al colegio no sólo tiene el objeto de brindar conocimientos, sino que también les da seguridad e independencia, fomenta el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales y les brinda herramientas importantes para su desenvolvimiento en el futuro.

Así que no es que se trate de una necedad, se trata de un derecho de los niños y una obligación de los padres, pero con todo esto también es normal que existan padres que se estén pensando seriamente si sus hijos deberían ir a clases con una pandemia de por medio.

Entonces, ¿cómo prepararnos para esta “nueva” vuelta al cole?

Tal y como hace poco hablábamos de evitar los pensamientos negativos y concentrarnos más en lo que sí está en nuestro control, en este caso, es todavía más importante mantener la serenidad y la cordura y evitar dramatizar la situación. 

Nuestros peques necesitan sentirse seguros y con la confianza de que todo va a estar bien, y somos nosotros quienes tenemos que comenzar a transmitir esa confianza. ¿Cómo?

Informarse es la clave

Si te sientes inquiet@ o insegur@, acércate a la escuela de tus hijos, pregunta por sus planes de reapertura y cómo piensan controlar los riesgos.

Conoce todas las medidas de seguridad que están tomando y asegúrate de preguntar si la escuela cuenta con los recursos necesarios para garantizar la salud y bienestar de los niños, verifica esto con el ayuntamiento o las autoridades de tu localidad.

Asimismo, comenta con la escuela cómo será la comunicación con la familia respecto a este tema, es decir, cómo recibiréis la información, por qué medios y qué medidas, como padres de familia, debéis involucraros para colaborar y que el regreso a clases sea seguro.

Conoce los riesgos para anticipar soluciones 

Sabemos que los niños andan de arriba abajo, que se tocan la cara, recogen las cosas del suelo, no les preocupa la distancia de seguridad y hasta comparten los alimentos, peor aún, no estarás allí para decirle que no lo haga. Entonces, si ya sabemos que pasará, es mejor prevenir.

Cosas como facilitar que lleve la mascarilla puesta y que tenga un lugar donde guardarla para que no se pierda, colocar un gel hidroalcohólico en su mochila al que tenga fácil acceso y no se derrame entre sus libros, son algunas de las medidas de seguridad que puedes tomar. 

Las notitas dentro de sus pertenencias como “no olvides lavarte las manos cada vez que puedas”, “no cojas la comida con las manos sucias”, un curioso “úsame” en las botellas de desinfectante y detalles similares pueden facilitar que tus hijos sigan las recomendaciones en la medida de lo posible.

Colabora con la escuela y su personal

No se lo dejes todo a los maestros, para ellos debe ser igual de preocupante tener que estar pendientes de todos los cuidados que deben tener los peques, además de preocuparse por ellos mismos. Sigue las directrices de la escuela, haz caso a sus indicaciones e invita a tus hijos a seguirlas también. 

Ayúdales entender que esta es una labor conjunta y que todos, tanto tú como padre/madre, como los profesores, tienen como prioridad cuidar de su salud. De ser posible, y si la escuela lo tiene, leed y revisar juntos las normas a seguir para que pueda entenderlas y resolver sus dudas. 

Pídele que se acerque a sus profesores si necesita ayuda o si alguno de sus compañeros está pasando por alto alguna regla. Y algo muy importante, recuerda informar si tu hijo está enfermo o si requiere de algún tipo de cuidado especial.

Cuidados en casa

Establece un área a la entrada en donde pueda colocar todas sus pertenencias una vez que vuelva de la escuela. Las autoridades recomiendan contar con un cubo/cesta para colocar el uniforme, las zapatillas y la mochila y otro en donde tenga un cambio de ropa limpio para entrar a casa.

El uniforme debe pasar por un área de desinfección o dejarlo aireando, lo mismo que sus pertenencias. Ya sea que decidas lavarlo o simplemente rociar con desinfectante, pero que no llegue a las habitaciones en casa.

Igualmente, se recomienda una ducha recién llegando para deshacerse de cualquier rastro del virus. Puede parecer exagerado, pero esto es de suma importancia si en tu casa hay familiares vulnerables al virus.

Otra recomendación es lavar con jabón o alcohol las gafas, el móvil (si es que lleva) y otros objetos como reloj, pendientes, etc. De igual modo lavar fiambreras o cubiertos, si es posible, en la lavavajillas a una temperatura de 60º o con agua jabonosa muy caliente.

vuelta al cole

Comunicación y confianza

No olvides charlar con tus hijos abiertamente sobre el tema y lo importante que es seguir todas las recomendaciones. Para los más pequeños será más complejo de entender, pero es importante tomarse el tiempo de explicarles la situación y los riesgos. 

Como en todos los casos, no solo en este, es importante sentar las bases para que pueda tomar decisiones por sí mismo y comprender que el mundo fuera de casa puede ser algo peligroso en ciertos momentos, pero que pueda estar seguro de que se le han dado las herramientas necesarias para cuidarse y no sentirse inseguro en este aspecto.

Confía, los niños son mucho más inteligentes de lo que creemos y, a veces, mucho más cautelosos que los adultos.

Exceso de información, ¿cómo afecta tu orden mental y emocional?

27 agosto, 2020 / no comments

Debido a la situación en la que nos encontramos se ha vuelto muy necesario revisar y estar al tanto de las novedades sobre el coronavirus COVID-19 y los efectos que ha provocado en los últimos meses alrededor del mundo. Sin embargo, el exceso de información, el consumo de noticias, y sobre todo de noticias falsas, puede llegar a afectar notablemente nuestro orden emocional y mental.

Y es que, con la pandemia como foco principal de preocupación en todos los países, lo único que escuchamos en la radio, vemos en la televisión o compartimos en las redes sociales son noticias del virus y sus efectos; pero hay que estar muy alertas, ya que, en situaciones como ésta, tan normal es estar al tanto como que circulen noticias falsas.

Todo este exceso de información nos confunde, pues hay incluso publicaciones que promueven remedios para curar la enfermedad que no están avalados por ninguna entidad.

Con tal saturación de noticias es imposible darnos cuenta de lo que es cierto o no y de las verdaderas recomendaciones que debemos seguir o los cuidados que debemos tener.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, no solo nos enfrentamos a los problemas ocasionados por una enfermedad que se contagia rápidamente, sino que, además, estamos luchando con una “infodemia” ocasionada por los medios de comunicación y las redes sociales.

¿Cómo nos afecta el exceso de información?

En principio, si nos pasamos mucho tiempo viendo noticias o leyendo todo lo que nuestros conocidos comparten en redes sociales entramos en un estado de ansiedad y descontrol por no saber lo que verdaderamente está pasando, causando un evidente desorden emocional y mental.

No sabemos a quién o qué creer y eso es muy grave porque la desinformación puede ocasionar, además de desestabilidad y desorden emocional, problemas de salud físicos, como cuando decían por ahí que beber cloro curaba el virus.

En entrevista para el Huffinton Post, las psicólogas y profesoras Arantxa Duque Moreno y Paula Martínez López, de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), comentan que “la exposición continuada a noticias negativas supone un riesgo para la salud emocional”, ya que tienen un efecto inmediato y negativo que anula la capacidad de análisis y dificulta la interpretación y reflexión de lo leído o escuchado.

Esto quiere decir que, las noticias, en lugar de cumplir con su cometido de informar, nos perturban y limitan nuestra capacidad analítica.

Señales de desorden mental y emocional ocasionado por el exceso de información

  • Distracción y falta de atención, pues no podemos pensar en otra cosa que no sea el virus y sus riesgos.
  • Desestabilidad en la calidad del sueño.
  • Malestar y estrés al estar viendo constantemente noticias fatales sobre contagios y fallecimientos.
  • Sensación de temor. No sabemos cuándo nos va a afectar o nos vamos a contagiar nosotros o alguien cercano, provocando pensamientos negativos.
  • Este temor a ser contagiados, se convierte en un miedo a la muerte.
  • Somatización. Constantemente creemos que tenemos todos los síntomas que escuchamos o leemos en los medios.
  • Incertidumbre. No sabemos qué va a pasar mañana, si amaneceremos con una nueva noticia de confinamiento o qué país tiene ya una vacuna.
  • Preocupación generalizada, nos preocupa todo: nosotros, nuestros hijos, nuestra familia, nuestro trabajo…
  • Aislamiento, evitamos llevar a cabo nuestras actividades diarias (ajustadas obviamente a la nueva normalidad) y preferimos no hacer nada.

Todos estos efectos pueden ser todavía peores en aquellas personas que padecen trastornos de ansiedad, de obsesión compulsiva, hipocondría o algún trastorno mental, imposibilitándolos todavía más para llevar una vida normal.

¿Cómo afectan las noticias falsas?

Ante esta situación es importante que aprendamos a distinguir la verdad de la mentira para evitar caer en la desinformación de los síntomas, de las medidas de prevención y propagar el pánico.

El problema con creer o ser parte del exceso de información y las noticias falsas sobre cualquier tema es que evitamos que la información real y oficial se comunique de manera correcta, creando confusión y muchas veces cayendo en errores graves, por ejemplo, malinterpretando síntomas, buscando remedios que no funcionan y difundiendo maneras de prevención que lo único que hacen es elevar el nivel de pánico y el riesgo de contraer la enfermedad.

La OMS ha puesto a disposición de los usuarios una larga lista de fake news sobre el Coronavirus y la respuesta oficial para acabar con los rumores, pues asegura que las noticias falsas pueden llegar a ser más nocivas que el mismo virus.

De igual modo, la Asociación Americana para el Avance la Ciencia, a través de su revista Science, afirma que las noticias falsas se propagan más rápido que la verdad.

¿Cómo evitar el desorden mental y emocional provocado por el exceso de información y las noticias falsas?

  • Limita el tiempo que estás expuesto a las noticias. Mantente informad@, pero solo lo necesario. Mira las actualizaciones solo por la mañana o echa un vistazo a las tendencias una vez al día, pero no lo hagas todo el tiempo, probablemente solo se repitan los datos que la ya viste anteriormente.
  • Coloca alertas para recibir solo las actualizaciones en tu móvil, de este modo no estarás expuesto tanto tiempo, pero si surge algo importante, estarás al tanto.
  • Evita las conversaciones en exceso sobre el virus y lo que tú y cada uno de tus colegas vio en la televisión o las redes sociales. Cada quien tiene su propia versión y la cambiará de acuerdo a lo que entiende.
  • No te creas todo lo que te dicen, ves, lees o escuchas. Ahora más que nunca, básate en tu propio criterio y sentido común y si tienes dudas, investiga.
  • Busca y guíate solo por las fuentes oficiales, como organizaciones registradas o plataformas informativas reconocidas. Los estudios de organizaciones o instituciones públicas o privadas suelen contar con cifras y datos duros reales basados en investigaciones, así como las Universidades de renombre internacional, quienes realizan sus propias pruebas y encuestas.
  • Si lees los periódicos, en formato impreso o digital, asegúrate de buscar la noticia en distintos sitios o periódicos, ya que, aunque estos diarios suelen tener la información de primera mano, algunos podrían no investigar y únicamente copiar y pegar lo que se publicó en otro lado.
  • Si alguna noticia te suena extraña, averigua más acerca de ella y evita compartirla o comentarla antes de saber si proviene de una fuente confiable.

Estar informados en estos momentos es clave, pero no debemos exagerar. Cuando nuestra salud está en juego es mejor ser parte de la solución y no del problema.

Recuerda que la sobresaturación informativa también se contagia y en estos momentos es más útil mantenernos serenos y tranquilos para poder tomar mejores decisiones.

Caos emocional: qué es y cómo salir de él

13 agosto, 2020 / no comments

¿Te ha pasado que te sientes nervios@, angustiad@, eufóric@, tal vez hasta demasiado feliz y de pronto muy triste y no sabes por qué o qué es lo que está provocando esta avalancha de emociones?

No, no te imagines cosas raras o te cuentes historias, no eres bipolar ni de broma. El caos emocional es tan común en todos los seres humanos, que hemos llegado a normalizarlo, así como a ridiculizarlo.

Mira ahora, por ejemplo, con todo esto del confinamiento salieron a la luz un montón de emociones que quizá no sabíamos que podíamos sentir.

Es normal que al estar encerrados en casa la ansiedad empiece a aumentar, igual que el estrés; a veces no sentíamos bien porque estábamos seguros y porque todos nos decían que debíamos aprovechar para pasar más tiempo con la familia y que todo era muy hermoso, pero en el fondo lo que sentíamos era incertidumbre, angustia y miedo. Todo al mismo tiempo.

Bueno, pues hay veces que no siempre podemos lidiar con todas estas emociones juntas y es normal, nos pasa a todos, como cuando estamos pasando un mal momento y de pronto nos cae otro balde de agua fría y entramos en una racha de malos sucesos que nos hacen perder la cabeza. ¿Cómo gestionamos todo eso?

¿Cómo distinguir el caos emocional?

El caos emocional suele estar relacionado a los sentimientos negativos, porque, generalmente, son a los que prestamos más atención, pero la realidad es que el caos emocional es una acumulación de emociones de cualquier tipo, tanto positivas como negativas, las cuales son tantas y tan fuertes que no podemos entender.

Es así que, al no poder entenderlas, perdemos el control y perdemos la capacidad de comprender lo que nos ocurre y de gestionar correctamente nuestros sentimientos.

David Solá en su libro “Del caos emocional a la paz interna” explica, que, cuando no podemos gestionar de manera correcta lo que sentimos, entramos en un caos emocional.

“El cerebro racional y el emocional entran en contradicción; entonces perdemos el control y experimentamos diferentes tipos de comportamientos, reacciones y sufrimientos. Generalmente la confusión y el desorden rigen este tipo de situaciones…”

Debido a esta pérdida de control nos es difícil tomar decisiones, concentrarnos; nos sentimos inseguros y más vulnerables. Al verse alterado nuestro orden emocional, las emociones empiezan a salirse de proporción y a reflejarse de distintas maneras en nuestra vida.

¿Cómo se refleja el caos emocional en nuestra vida?

  • El desorden. Al no poder controlar nuestro estado emocional interno, empezamos a reflejarlo de manera externa o a descuidar el exterior. Recuerda, como es adentro es afuera.
  • Confusión e incertidumbre. Al no saber qué no está pasando, no podemos controlarlo y mucho menos ponerle un remedio. Esto solo aumenta la ansiedad.
  • Ira o depresión. Cuando estamos fuera de control o nos enojamos o nos entristecemos, llevamos las cosas al extremo y es normal que tratemos de sacar toda esta frustración de alguna manera, solo que, simplemente, no sabemos cómo hacerlo. Si tendemos al enfado es probable que nos volvamos más irritables, en cambio, si tendemos a la tristeza, puede transformarse en depresión.
  • Miedo. Al no saber qué nos pasa ni cómo resolverlo, el miedo se adueña de nuestra forma de vida; pueden llegar las fobias, los trastornos e incluso enfermedades.
  • Falta de sueño o cansancio. Estar en esta avalancha de emociones es agotador. La mente y el cuerpo lo resienten, por lo que, tarde o temprano, los síntomas pueden empezar a hacerse evidentes y afectar nuestra salud física.

Liberándonos de la avalancha

Cuando nuestro cerebro y nuestras emociones no se ponen de acuerdo, lo más importante es trabajar en reconocer, identificar y comprender nuestras propias emociones, para que entonces podamos gestionarlas y no entren en caos.

  • Observa, siente… toma consciencia. Date tiempo de entender que te está pasando. No lo hagas cuando estás en pleno descontrol. Ubica pequeñas pausas en las que te sientas en calma y siente… ¿qué te está pasando? No busques explicación, simplemente date cuenta de la realidad que estás viviendo y cómo te hace sentir.
  • Identifica. Cuanto más sepamos de cada emoción será mejor para controlarla. Analiza que tipo de emociones son: frustración, vergüenza, enfado, celos, culpa, etc. Asimismo, trata de identificar qué hecho tiene lugar cuando las emociones saltan, qué las provoca. Evita juzgar, este es un momento para reconocer y entender.
  • Acepta. A nadie le gusta sentirse vulnerable, pero admitir que nos sentimos mal y que no podemos con tantas cosas es natural y de seres humanos. El caos emocional puede llevarnos al bloqueo o negación y hacernos pensar que no tenemos nada, que solo es una racha y ya se pasará. La verdad, es que, si te sientes mal, no puedes manejarl@ tú sol@, está bien aceptarlo para empezar a sanar.
  • Ordena tu mundo exterior. Empezar por poner orden a nuestro alrededor es una excelente manera de ayudar a contrarrestar el caos emocional. Al liberar y ordenar nuestros espacios movemos energía negativa, nos deshacemos de cosas que no nos gustan y creamos espacios armoniosos que nos liberan de la ansiedad y el estrés, y damos pie al cambio.
  • Ejercicio y buena alimentación. El corazón y la mente no pueden mantenerse estables si la casa donde viven: nuestro cuerpo, no está sano. Realizar actividades físicas y al aire libre liberar hormonas y neurotransmisores que regulan nuestro estado de ánimo. Lo mismo sucede con una dieta equilibrada. Llevar a cabo uno de nuestros pasatiempos favoritos también favorece al bienestar.
  • Busca ayuda. Hablar, sentirnos escuchados y apoyados, saber que no somos los únicos con esa sensación de angustia e incertidumbre, siempre es de gran ayuda.  Si no te has decidido a pedir ayuda a un especialista, habla con alguien de confianza, externa tus sentimientos.

Sea que sea la ayuda que elijas, si no te sientes bien y sientes que no puedes hacerlo tú solo, no lo dudes, ¡pide ayuda!

Tal vez te interese también ¿qué es y cómo sanar un trauma?

Desinfectantes de manos econaturales y certificados

24 julio, 2020 / no comments

Mantener nuestras manos limpias y ayudarnos con desinfectantes de manos es una de las maneras de prevención esenciales para evitar el contagio de Covid-19, es más, el uso de desinfectantes de manos como geles e hidroalcohol es hoy en día una medida obligatoria.

Sin embargo, y aunque no podemos prescindir de ellos, el uso prolongado de estos desinfectantes de manos puede tener algunos efectos secundarios principalmente para la piel, ya que vayamos a la compra, a comer a algún restaurante, a la farmacia, al centro comercial o a cualquier otro sitio, es necesario rociar una pequeña cantidad sobre todo si vamos a entrar en contacto con objetos que han tocado otras personas.

Riesgos del uso prolongado de gel hidroalcohólico

Si bien lo más recomendable es lavar nuestras manos únicamente con agua y jabón, el uso de geles y sprays hidroalcohólicos es una medida de seguridad e higiene que ayuda a desinfectar nuestras manos de manera rápida cuando no tenemos un grifo cerca.

Ahora que, para que el gel hidroalcohólico de verdad cumpla su función, las autoridades sanitarias han hecho énfasis en el que el gel contenga al menos un 60% de alcohol. Es por esto que, si exageramos con el uso de desinfectantes de manos, pueda haber algunas consecuencias malas para la salud.

Y es que la mayoría de estos geles están hechos con no sólo con una alta cantidad de alcohol, sino con algo peor que son los ingredientes petroquímicos, los cuales pueden derivar en una intoxicación.

Especialistas dermatólogos han alertado sobre posibles problemas que podemos presentar al abusar o hacer mal uso de los desinfectantes de manos en gel o spray. Entre ellos destaca:

  • Sequedad, deshidratación y grietas en las manos, pues al incrementar la cantidad de veces que lavamos y desinfectamos nuestras manos estamos eliminando el manto lípido de la piel.
  • Eccema irritativo, que suele manifestarse como inflamación e irritación de la piel, y puede llegar a descamación y picor.
  • Dermatitis, que puede presentarse como enrojecimiento y sequedad en la piel. En personas que ya presentan afecciones de la piel como dermatitis aguda o psoriasis, puede causar daños más graves.
  • Alteración del microbioma, lo cual quiere decir que, aunque los desinfectantes de manos están pensados para matar bacterias malas, el uso excesivo de los mismos acaba también con las bacterias que son benéficas para la piel. Esto puede dar lugar a malos olores, hongos o infecciones en las uñas.

¿Qué otras opciones tenemos para desinfectar las manos?

Además de preparar nuestros propios desinfectantes de manos con ingredientes o materiales naturales, es importante que los que compremos de uso comercial contengan alcohol desnaturalizado, ¿por qué?

Bueno, porque generalmente los geles o desinfectantes de manos que encontramos en el mercado contienen alcohol que puede ser petroquímico, el cual es tóxico para el cuerpo, por eso es mejor preferir aquellos que para su fabricación usan benzoato de denatonio como desnaturalizante, que, aunque sigue siendo químico, es menos dañino.

También es posible encontrar productos desinfectantes para las manos con alcohol sin desnaturalizar, o incluso alcohol ecológico certificado.

Con ayuda de nuestros amigos de Biocultura, compartimos desinfectantes ecológicos, que además de ser responsables con el medio ambiente, son responsables con tu piel y la salud de tu familia.

Algunos de estos desinfectantes de manos los puedes encontrar en tiendas naturistas, ecológicas, o bien, puedes conseguirlos en línea.                              

Para niños

  • Gel seco en spray de Flora, sin tóxicos y elaborado con aceites esenciales de eucalipto, lavanda, árbol de té y eneldo. Lo puedes conseguir en La Rueda Natural.
  • Espuma desinfectante especial para la piel de bebés y pieles delicadas. Hecho con manzanilla, aloe vera, limón, lavanda, naranja y mandarina orgánica. Vale para desinfectar juguetes y lo puedes encontrar en Kids Me.
  • Jabón de manos con efecto bactericida de Alphanova. El 99,2% de los ingredientes totales son de origen natural y el 20.5% del total de los ingredientes son de agricultura ecológica.

¡No olvides leer la etiqueta!

¡Como ves por opciones naturales que no sea! Actualmente es posible contar con una amplia oferta de desinfectantes de manos que amigables con nuestra piel.

No olvides revisar las etiquetas, así te será más fácil identificar estos productos e ir eliminando los que dañan nuestra salud.