¿Sabías que se puede lavar sin detergente? Probando Ecofrog, una máquina que te permite lavar la ropa sin detergente ni productos químicos

20 mayo, 2019 / no comments

Hemos hablado mucho de la importancia de llevar una vida sostenible para crear un equilibrio entre nuestro orden interior y el exterior, y es que cada vez se hace más necesario echar mano de medidas ecológicas que nos ayuden, no solo a mantener sano nuestro medio ambiente sino a nosotros mismos y a nuestras familias.

Buscando la coherencia entre ser ordenados en todos los aspectos de nuestras vidas, he intentado poner en acción y compartir con vosotros la importancia de llevar una vida lo más sustentable posible, con la finalidad de que poco a poco, si cada uno lo intentamos, mejoremos la salud de nuestro planeta y por consecuencia la de cada ser humano que lo habita.

En esta búsqueda por el equilibrio he llegado hasta EcoFrog, un dispositivo que se conecta a la lavadora y te permite lavar la ropa sin usar ningún tipo de detergente ni productos químicos. De inicio me pareció increíble, por eso decidí probarla, porque si es verdad que funciona y funciona bien, estaría no solo ayudando al planeta, sino aportando muchos beneficios a mi vida y bienestar.

¿Por qué es importante no usar detergente?

Al año, cada español consume alrededor de 20 kg de detergente. Por ello, 150 mil toneladas de fosfatos van a parar a nuestros ríos y a las aguas subterráneas, lo que representa un 20% de las causas de eutrofización, lo que significa que se complican las posibilidades de que el agua se pueda beber.

Además, para que los jabones hagan más espuma y limpien más rápidamente, se le añaden, entre otros componentes, colorantes y otros productos tóxicos que contaminan las aguas y que no son degradables. Los efectos de todo esto son exponenciales, ya que descontrolan todo el ecosistema provocando la muerte e intoxicación de peces, peces que además terminan en nuestras cocinas y que consumimos llenos de agentes tóxicos que derivan en enfermedades.

¿Qué pasa con los detergentes biodegradables?

Los detergentes biodegradables son una gran alternativa para sumar hábitos sostenibles a nuestra rutina de limpieza, pero el que sean ecológicos no quiere decir que no sean inofensivos, la diferencia es que son eso, más biodegradables que los que no lo son, sin embargo, contienen sustancias igualmente ajenas a la naturaleza que van a dar a las aguas y que contaminan el medio ambiente.

Claro que entonces uno se pregunta “y cómo hago entonces para no contaminar si necesito lavar”, bueno, pues es por eso que me he dado el tiempo de averiguar sobre este método tecnológico que promete eliminar cualquier agente tóxico de la colada, ya sea detergente, jabón, suavizantes, aclarantes…

¿Cómo funciona entonces?

Lo que he estado averiguando sobre este sistema es que trabaja con agua ozonizada, esto es oxígeno activo. Por medio de la ozonización, el dispositivo EcoFrog cambia la estructura molecular del agua y la suaviza, con esto es posible descomponer la suciedad de los tejidos de la ropa y esterilizarla, de modo que se convierte en una herramienta ideal para lavar especialmente la ropa de bebé, ropa interior, ropa de cama y toallas, pues elimina casi al 100% las bacterias, todo esto sin usar jabón, detergente, aclarantes ni agua caliente.

Otra cosa que me llamó la atención de este producto es que, como se pueden conectar a cualquier grifo, realmente se puede usar para limpiar casi cualquier cosa de la casa: alfombras, suelos, ventanas, lavabos, zonas de juego, joyas, fregaderos, encimeras, y hasta desinfectar frutas y vegetales.

Entre otros de los beneficios que presenta están los siguientes:

  • Eliminamos detergentes y todo lo que conlleva su uso, como utilizar envases de plástico contaminantes, generar más desechos y sustancias tóxicas en el hogar que respiramos, etc.
  • Liberamos espacio, ya que eliminamos una gran cantidad de envases, botellas, bolsas de jabón, etc. y nos queda espacio para poder ordenar mejor el resto de objetos que se encuentran en estas zonas de la casa.
  • Fomentamos el orden en el cuarto o zona de lavado, ya que al no tener botes, nos evitamos estar acumulando artículos que luego ni siquiera usamos.
  • Ahorro económico, pues podemos prescindir de productos de limpieza, así como ahorrar el gas que utiliza la lavadora para calentar el agua y también nos ayuda a ahorrar energía.
  • Es amigable con el medio ambiente pues no produce agentes contaminantes que van a al agua.
  • Ayuda a cuidar la salud y es adecuado para las personas con pieles sensibles, ya que al no usar agentes tóxicos no hay riesgos en la piel.
  • Es fácil de usar, ya que solo se conecta a la lavadora y al iniciar el programa de lavado empieza a funcionar. Y para conectarlo el procedimiento es muy sencillo.

Como podéis ver es un dispositivo muy útil, funcional y ecológico, que nos puede ayudar mucho en nuestra rutina de orden y limpieza en casa y en nuestra labor de cuidar al planeta.

Ya he comenzado a usarlo desde hace unos días para ir comprobando todos sus beneficios e iros contando mi experiencia. Además, estoy muy ilusionada y agradecida, pues si queréis probarlo vosotros también, podéis contactarme, ya que solo por ser usuarios y lectores de Orden Studio podéis obtener varias ventajas al comprarlo.

Si estáis interesados en saber más acerca de EcoFrog enviarme un correo a info@ordenstudio.com con el mensaje “Quiero probar EcoFrog” y os responderé con las ventajas que nos ofrecen.

El uso ordenado del móvil

18 mayo, 2019 / no comments

Es una realidad que los teléfonos inteligentes, así como la tecnología han llegado no solo para quedarse sino para hacernos la vida más fácil, sin embargo, también es cierto que todo gran poder trae consigo una gran responsabilidad y, aunque el móvil nos mantiene comunicados, nos saca de apuros, nos ayuda a encontrar la mejor ruta, a llevar un record de nuestras actividades y nos mantiene informados; también puede ser un arma de doble filo y convertirse en una relación tóxica de dependencia.

El uso no controlado de los teléfonos inteligentes puede influir de manera considerable en nuestro comportamiento y en la manera en la que nos relacionamos con el resto de las personas y con nuestro ambiente, sobre todo si el uso es excesivo, lo cual empieza a ser ya un gran problema, principalmente entre los jóvenes y niños.

niños con movil

Algunos psicólogos consideran que usar el móvil en forma desmedida “no solo vuelve adictas a las personas, sino también nos impide mantener la atención continua en una cosa, con poca memoria y baja creatividad”.

De acuerdo con un estudio realizado por Pew Research, la mayoría de los adultos que tienen un smartphone expresó no poder vivir sin él, mientras que un sondeo de la firma de consultoría Deloitte reveló que los chicos entre 18 y 24 años revisan sus teléfonos más de 80 veces al día. Hay quienes incluso afirman no poder llevar a cabo una vida normal si no cuentan con un móvil a mano, es decir que no podrían tener amigos, conocer gente, trabajar de manera normal o realizar las tareas escolares sin él.

Las cifras suenan alarmantes, sin embrago existe otra realidad: la tecnología y los smartphone no van a parar y tampoco vamos a poder eliminarlos de nuestra vida. La buena noticia es que sí podemos hacer algo para regular su uso, tal y como hemos hecho en el pasado con muchas otras tecnologías que en su momento fueron disruptivas, como la radio y la televisión.

Equilibrio entre tecnología y vida saludable

El uso del móvil no es malo si aprendemos a controlarlo y darle el valor que realmente merece, y la mejor manera de hacerlo es encontrar un equilibrio entre el uso excesivo de la tecnología y una vida saludable.

uso del movil

Al contar con tanta tecnología a la mano, se hace mucho más necesario establecer un orden para manejarla y aplicarla a nuestras vidas, ya que estableciendo un orden de uso podremos aprender y enseñar a nuestros hijos a ver a la tecnología y a su Smartphone como una herramienta para la vida y no como una extensión de ella.

Algunos consejos que puedes seguir son los siguientes:

  • Limita el uso del móvil a tu familia cuando se sienten a la mesa a desayunar, comer o cenar.
  • Establece horas un tiempo límite al día, así como horarios de uso que garanticen el espacio para el encuentro familiar y correctos hábitos saludables (alimentación, deberes, sueño, etc.).

  • Evitar revisar el móvil durante una reunión, ya sea familiar o de negocios. Mantenlo fuera de la vista, en tu bolsillo, maletín o bolso y haz que tus hijos hagan lo mismo.
  • Evita llevar el móvil a las reuniones con amigos o familia, si hay que llevarlo es mejor ponerlo en silencio y dejarlo en el bolsillo.
  • Enseña a tus hijos a distraerse con otras cosas que no sea el móvil, muchas veces nosotros mismos somos quienes los incitamos a usarlo cuando vamos a algún restaurante o lugar público y no queremos que se aburran.
  • No mirar el móvil hasta al menos una hora después de haber despertado. Es habitual que la primera actividad al despertar sea ver el móvil para revisar la hora, ver los mensajes pendientes etc. Al hacer esto no nos permitimos iniciar el día correctamente, pues antes de iniciar tu rutina ya estás pensando en lo que viste, si hay trabajo que hacer si hay que contestar urgentemente y empiezas el día estresad@.
  • Retira el móvil a tus hijos antes de ir a la cama, así evitarás que se queden mirándolo y pierdan horas que debieron haber usado para descansar.
  • Olvidarse del móvil al menos una hora antes de irte a la cama. La luz azul que emiten las pantallas de los móviles ayuda a despertar el subconsciente, de modo que, si antes de ir a dormir miras el móvil y te quedas revisando tus redes sociales durante varios minutos, estás ayudando a que a tu cerebro le cueste más trabajo relajarse y por lo tanto tardará más tiempo en desconectar para dormir.
  • Controla las notificaciones. Al tener activadas todas tus notificaciones en el móvil del correo, de Twitter, de Facebook, etc. estás expuest@ a las distracciones todo el tiempo. Activa solo las que sean importante para el momento en el que te encuentras, por ejemplo, si estás en el trabajo deja las que usas para tal fin; si estás en tu tiempo libre, deja activas las de redes sociales; si estás en el gimnasio desactiva el resto, y así. Siléncialo cuando estés con otras personas y pide a las personas que te llamen solo si es una emergencia.
  • Mantén tu enfoque en la gente con la que estás. Si estás esperando un mensaje, si debes responder una llamada o buscar información, informa a la persona con la que te encuentras por adelantado y pregúntale si no le molesta la interrupción.
  • Respeta el espacio de los demás. Cuando uses tu móvil en público, ten en cuenta a quienes te rodean, estés en el supermercado, caminando por la calle o en el bus al trabajo. Si envías mensajes de texto o hablas durante más de unos segundos, asegúrate de apartarte del camino y de no interrumpir el trabajo o la privacidad de otra persona.
  • NUNCA uses el móvil cuando conduzcas. Está de más decirte el riesgo que supone revisar el móvil, cuando estás en el coche. Salvo las emergencias, todo puede esperar hasta que llegues a tu destino.

Por último, recuerda que, como cualquier rutina, la constancia y la disciplina son esenciales, por lo que es importante ser riguroso en el cumplimiento de lo que establezcamos como orden de utilidad o utilización. Pon el ejemplo, de nada servirá poner reglas si no eres tú quien empieza por cumplirlas.

Cuando coleccionar se convierte en acumular

24 abril, 2019 / no comments

Los seres humanos nos alimentamos de recuerdos, esos recuerdos nos hacen revivir experiencias y es por eso que tendemos a guardar todo aquello que nos recuerda algún momento significante de nuestra vida, pero también solemos guardar cosas solo porque sí: porque nos gustan, porque tienen algún valor emocional o económico. Sin embargo, lo que podría considerarse un inocente pasatiempo puede convertirse en una obsesión e incluso en una patología.

Están quienes coleccionan libros o discos, también los que coleccionan latas de refresco, botellas antiguas, monedas, timbres postales… y la lista podría seguir sin fin; para todos los que coleccionan, cada objeto está cargado de valor.

coleccionar discos

Por esto, coleccionar puede ser placentero, sobre todo cuando el que colecciona puede elegir qué conservar y qué no, una distinción que es absolutamente singular para cada persona. Pero en este pasatiempo existe un riesgo, el de no poder desprenderse de las cosas y planificar la vida alrededor de los objetos.

La psiquiatra y psicoanalista, Mónica Favelukes, secretaria general de la Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados (Aeapg), explica que “la tendencia a acumular objetos se presenta en un continuo que va desde la normalidad hasta un extremo patológico”.

“Se vuelve patológico cuando es compulsivo: la incapacidad para desprenderse de los objetos es incontrolable. Se guardan cosas inútiles, en forma caótica y excesiva, la casa se transforma en un depósito, hasta un punto en que toda la vida diaria puede estar copada por el problema, y no se puede ni siquiera comer, dormir ni limpiar, o andar por las estancias de la casa”.

Así, coleccionar puedes pasar de comprar una figura de la guerra de las galaxias porque eres un gran fanático de la saga, hasta dejar de comer o pagar las cuentas para conseguir la que está de moda. Existen quienes incluso crean espacios especiales para guardar figurines en cajas que nunca serán abiertas con objetos que nunca serán usados, pues de abrirlos, estos pierden su valor. ¿De qué sirve entonces? ¿En dónde está el placer de coleccionar?

Coleccionar podría ser, simplemente, otra forma más elegante de acumular y es una actividad, en cierta forma, alimentada por las distintas industrias de consumo, las cuales se aprovechan de los vacíos emocionales de las personas para hacerles creer que necesitan tener la última pieza de edición especial.

Las personas con problemas de autoestima, aquellas que sufrieron carencias en la infancia, las que necesitan llamar la atención, las que necesitan alimentar su ego, etc. son especialmente susceptibles a estos mensajes.

Entonces, ¿coleccionar es malo?

La línea entre acumular y coleccionar es muy fina. Coleccionar es como todo aquello que poseemos en nuestra vida, si las cosas que coleccionas te hacen feliz, te generan una sensación de bienestar y tienen un objetivo en tu vida, es probable que sea algo bueno. Pero, cuando coleccionar se convierte en una obsesión puede ser una mala señal.

A muchas personas les encanta coleccionar cromos de fútbol, llaveros, personajes de películas; esto no siempre es malo. Los expertos denominan a este fenómeno “conducta acumuladora normal” o “del coleccionista”. Por tanto, no es una conducta patológica, ya que los objetos que se coleccionan tienen cierto valor, son intercambiables con otros coleccionistas y se guardan de una forma ordenada. Y es que el verdadero coleccionista no tiene cualquier objeto, sólo el que le interesa y por esta razón lo mantiene en buen estado.

coleccion de latas

En el lado opuesto, existen también quienes gastan más energía y generan más estrés tratando de mantener su colección al día solo por tener más y al no poder adquirir el producto que hace falta en su colección dejan de pensar en las cosas realmente importantes en la vida para concentrarse en cómo poder comprar u obtener esa pieza que hace falta. Dejan de disfrutar y coleccionar empieza a perder sentido.

Entonces, si tú eres de los que, por ejemplo, colecciona camisetas de sus grupos musicales favoritos puede ser muy bueno si en realidad esas camisetas las usas, si solo están guardadas en un armario cogiendo polvo es momento de pensar ¿para qué las conservas?

Desprenderse de las cosas no siempre es fácil y es verdad que solo nosotros sabemos qué significado tiene cada objeto; la elección de qué conservar y qué desechar es muy personal, pero no pierdas de vista el verdadero valor de las cosas y lo que implica conservarlas. Si crees que tu gusto por coleccionar está haciendo que pierdas el control, quizá es momento de pedir ayuda.

 

La regla de los dos minutos para ordenar

11 abril, 2019 / no comments

El desorden no es algo que pasa de repente, no es como que un día amaneciste y toda tu casa estaba patas arriba; el desorden es un conjunto de pequeños desórdenes que vas acumulando a lo largo de los días.

Por ejemplo, llegas de la calle y en lugar de poner la chaqueta en el armario o el perchero, lo dejas sobre la silla; te quitas los zapatos y en lugar de meterlos al zapatero los dejas en el pasillo; usas un vaso y en lugar de lavarlo lo dejas en la encimera, y así sucesivamente; para cuando te das cuenta todo es un caos.

orden en casa

¿Qué pasaría si en lugar de que dejaras todo a tu paso, fueras poniendo en orden las cosas u objetos que vas usando al momento? Esta es la base de la regla de los dos minutos, la cual consiste en que, si puedes hacer algo en menos de dos minutos, entonces debes hacerlo. Así, sin pensarlo ni planificarlo.

¿Cómo funciona la regla de los dos minutos?

La regla de los dos minutos fue planteada por David Allen, consultor e instructor de productividad, como parte de su método Getting Things Done (GTD), en español “Haciendo las cosas”; la cual sugiere que, en lugar de establecer prioridades para las tareas pequeñas, vayamos realizándolas al momento, pues la mayor parte de las tareas que posponemos en realidad no son difíciles de hacer, lo que sucede es que la rutina, el cansancio, etc. nos hacen evitarlas y posponerlas para cuando tengamos tiempo.

El objetivo de esta regla es que dejemos de pensar en hacer las cosas y simplemente las hagamos. Por ejemplo, lavar los platos inmediatamente después de usarlos, sacar la basura una vez veamos que está llena, recoger al momento lo que encuentras tirado, colocar el mando en su sitio una vez que apaguemos el televisor, colgar la toalla una vez que has terminado de bañarte…

Siguiendo la regla de los dos minutos lograrás vencer la pereza de realizar tareas sencillas y, además, evitas que el desorden crezca progresivamente haciendo cada vez más difícil la tarea de hacer tiempo para organizar. Asimismo, conseguimos la sensación de realización que motiva a seguir haciendo cosas, y evitamos el estrés que conlleva saber que tienes muchas cosas por hacer.

Si algo se deja para después, siempre se vuelve más difícil

Esto a su vez te ayudará a ir creando un hábito, ya que la regla puede aplicarse tanto para pequeñas como grandes metas, de modo que, si quieres lograr algo grande, solo tienes que empezar poco a poco.

Eso sí, no olvides que la regla de los dos minutos es eso, sólo dos minutos; no cinco ni veinte, y es que, aunque suena sencillo llevar esto a la realidad requiere de práctica, pues es muy probable que cuando te avocas a una tarea que efectivamente te lleva dos minutos corras el riesgo de seguirte y termines haciendo más cosas, y que los dos minutos se conviertan en una hora. En este caso, la recomendación es que aquellas tareas que te lleven más tiempo, esas las anotes en tu lista de actividades y las manejes como objetivos para el día, la semana o el tiempo que te pongas.

Recomendaciones para criar niños seguros e independientes

20 marzo, 2019 / no comments

Como padres, una de las prioridades al momento de educar a nuestros hijos es que estos crezcan lo suficientemente fuertes y sanos, tanto mental como físicamente, para convertirse en adultos independientes y autónomos, capaces de resolver adversidades y enfrentarse a la vida con actitud positiva, buscando siempre el camino correcto hacia la felicidad.

Para que esto suceda, su infancia ha de ser igualmente feliz y equilibrada, rodeada de grandes dosis de paciencia, toneladas de afecto y una mirada sabia, que intuye necesidades y que sabe cuándo es el momento perfecto de apretar o de aflojar ciertas piezas, así como de soltar la cuerda.

Por lo tanto, si queremos que nuestros hijos sean individuos equilibrados y saludables, tenemos que despertar y volver a lo básico. ¡Aún estamos a tiempo!

Al cabo de algunas semanas de haber implementado las siguientes recomendaciones empezarás a notar los cambios, sólo recuerda que debes hacerlo a tu ritmo y al de tu familia, ya que cada familia es diferente y necesitará reforzar algunos aspectos más que otros.

  • Establece límites y recuerda que tú eres el capitán/a del barco. Tus hijos se sentirán más seguros al saber que tienes el control del timón.
  • Involucra a tus hijos en alguna tarea o quehacer del hogar, de acuerdo, a su edad; doblar la ropa, ordenar los juguetes, colgar la ropa, guardar la compra, poner la mesa, dar de comer al perro etc.
  • Ofrece a los niños un estilo de vida equilibrado lleno de lo que los niños NECESITAN, no sólo de lo que QUIEREN. No tengas miedo de decir “no” a tus hijos si lo que quieren no es lo que necesitan.
  • Proporciona alimentos nutritivos y limita la comida basura.
  • Implementa una rutina de sueño consistente para asegurar que tus hij@s duerman lo suficiente, sobre todo en las temporadas de actividad escolar.
  • Pasa por lo menos una hora al día al aire libre haciendo actividades como: ciclismo, paseos, pesca, patinar, etc.

  • Ofrécele la confianza hacia ti como padre/madre, que te cuente sus problemas, miedos y frustraciones, así como sus alegrías y logros. Muéstrate abiert@ a escuchar.
  • Corrige cuando sea necesario, pero al mismo tiempo guía y aconseja, ayuda a tu hijo a descubrir en dónde estuvo el fallo y por qué no debe volver a hacerlo.
  • No dejes de animarl@ y de reconocer su esfuerzo porque es parte de su felicidad y seguridad.
  • Disfruta de una cena familiar diaria sin tecnología que os distraiga.
  • Jugar a juegos de mesa u otros en familia o si los niños son muy pequeños para juegos de mesa, déjate llevar por sus intereses y permite que sean ellos quienes dirijan en el juego.

    mama leyendo

  • No los protejas en exceso contra toda frustración o toda equivocación. Equivocarse les ayudará a desarrollar resiliencia y aprenderán a superar los desafíos de la vida.
  • No lleves la mochila de tus hijos, no les hagas les lleves las cosas que se olvidaron, no les peles los plátanos ni les peles las naranjas si lo pueden hacer por sí solos (4-5 años). En vez de darles el pez, enséñeles a pescar.
  • No uses la tecnología como una cura para el aburrimiento, ni lo ofrezcas al primer segundo de inactividad.
  • Evita el uso de la tecnología durante las comidas, en automóviles, restaurantes, centros comerciales. Utiliza estos momentos como oportunidades para socializar entrenando así a los cerebros a saber funcionar cuando estén en modo: “aburrimiento”.
  • Apaga los teléfonos por la noche cuando los niños tengan que ir a la cama para evitar las distracciones.

  • Conviértete en un regulador o entrenador emocional de sus hijos. Enséñales a reconocer y a gestionar sus propias emociones.
  • Enséñales a saludar, a esperar turnos, a compartir sin quedarse sin nada, a decir gracias y por favor, a reconocer el error y disculparse (no los obligues), sé un modelo de todos esos valores que inculcas.
  • Conéctate emocionalmente – sonríe, abraza, besa, cosquillea, lee, baila, salta, juega o gatea con ellos.
  • Predica con el ejemplo. Tus hijos reaccionarán mejor a las cosas si ve que tú también las haces, como dejar el móvil para hablar con ellos, dejar un sitio ordenado después de usarlo, reaccionar de manera inteligente ante ciertas situaciones.

No olvides que cada niño es distinto y nadie mejor que un padre/madre sabe hasta dónde es capaz de llegar, por lo que lo más importante es educar con disciplina positiva y con amor, y no forzarle a ser alguien que no puede ser, sino a ayudarle a descubrir su propio camino, siempre de tu mano.

Las ventajas de un armario cápsula

13 marzo, 2019 / no comments

Haz memoria y dime, cuántas veces te has visto en la situación de mirar tu armario lleno de ropa y decir “no tengo nada que ponerme”; eres consciente de que tienes mucha ropa, pero es justo porque tienes tanta que nunca sabes qué elegir.

De aquí es de donde surge la necesidad de poner orden en el armario y con esto no sólo me refiero a colocar a la vista la ropa de primavera y esconder la de invierno; se trata de distribuir, seleccionar y optimizar. Es normal que teniendo tanta ropa pierdas la perspectiva y termines siempre vistiendo de la misma manera porque se te hace tarde, por eso, aunque el sueño de muchas mujeres es tener un vestidor gigante parecido a una tienda, lo más recomendable es tener las prendas que realmente usas, que necesitas y que te hacen feliz.

Una de las mejores maneras de evitar la pérdida de tiempo y mejorar tu rutina es el armario cápsula, una tendencia que, si bien no es nueva – ya en los años 70 existían diseñadoras que trabajaban bajo la premisa de crear el armario perfecto-, tiene poco de haber tomado fuerza y sobre ésta es que dedicaremos esta entrada para que puedas entenderla y ver si es lo que más te conviene para tu estilo de vida.

armario ordenado

Importante: la ropa interior, el pijama, la ropa deportiva y los accesorios no se cuentan dentro de tu cantidad limitada de prendas, pero es fundamental que también realices una selección.

¿Qué es un armario cápsula?

Un armario cápsula es un conjunto limitado de prendas básicas que decides usar en una determinada cantidad de tiempo.

Existen varias personas que recomiendan elegir entre 30 y 40 prendas por temporada, sin embargo, mi recomendación es que el límite lo elijas tú, ya que para ello interfieren varios factores, como el estilo de vida, el lugar donde vives, el clima, etc., eso sí, sin perder de vista que tienen que ser restringidas, pues la idea es contar sólo con las necesarias.

También es importante que sean combinables y que te sientas cómoda para poder aprovecharlas al máximo.

¿Cómo crear un armario cápsula?

Para iniciar esta tarea debes ponerte como principal objetivo deshacerte de todas las prendas que ya no te aportan ningún valor; puede parecer difícil al principio, pero con el tiempo empezarás a reconocer todas las ventajas.

  • Elige con sabiduría. Selecciona las prendas con las que vas a quedarte, todas las prendas deben combinar entre sí y están incluidos los zapatos, los bolsos y bañadores. No olvides quedarte con al menos una pieza de cada tipo, por ejemplo, un pantalón, una falda, un vestido, un pantalón corto, una blusa, etc.
  • Compra lo menos posible. Si al empezar a crear tu armario cápsula te das cuenta de que te faltan algunas prendas básicas, es momento de ir a por ellas, pero siempre con la idea de que debes comprar sólo lo necesario.
  • Si algo entra, algo sale. Decidiste comprar lo que te faltaba, muy bien, ahora debes deshacerte de algo viejo. Recuerda que el principio básico del armario cápsula es el límite.
  • Planifica y categoriza. Ya con la selección hecha, puedes empezar a planificar los distintos atuendos para la semana y ordenarlos en tu armario.

Las ventajas de un armario cápsula

Seguramente estás pensando que vivir una temporada con un número limitado de prendas es una locura y una tarea casi imposible de alcanzar, pero te contaré algunas de las ventajas para que puedas decidir si es lo que te conviene.

  • Ahorras tiempo. Al no tener tantas prendas donde elegir o prendas escondidas en algún rincón, encuentras todo más fácilmente y el tiempo que inviertes en arreglarte disminuye considerablemente.
  • No acumulas. Tu armario se verá fresco y súper organizado, ya que dejarás de llenarlo de prendas que no necesitas, lo que hará que la energía positiva fluya.
  • Ahorras dinero. Dejarás de comprar cosas sólo por el impulso de tenerlas, y es que cuántas veces no te has ido de compras y regresado con una bolsa llena solo porque las cosas estaban de oferta. Con un armario cápsula tendrás todo lo que necesitas, y mejor aún, lo usarás todo.
  • Un buen consejo es comprar calidad, ya que ahora usarás tu ropa más veces y es probable que el desgaste sea mayor, así que, compra ropa hecha con materiales resistentes.
  • Te vuelves más creativ@. Al tener sólo una cantidad específica de prendas te ves forzad@ a buscarles nuevos usos y alternativas; tus accesorios jugarán un papel muy importante en esta etapa, así como el peinado, el maquillaje y tu actitud. Si te arriesgas puedes crear combinaciones estupendas.
  • Perfeccionarás tu estilo. Gracias a que contarás con las piezas que más te gustan y con las que mejor te sientes, empezarás a descubrir qué colores te favorecen, qué telas te gustan más, qué combinaciones prefieres; y así, pensarás dos veces antes de comprar algo nuevo.

vaqueros

Ahí lo tienes, sé que puede sonar aterrador, pero cuando empezamos a conocer el verdadero valor de los objetos, valoramos también nuestra vida, lo que somos, lo que reflejamos y lo que queremos ser y que los demás perciban.

 

Trucos para reducir la basura que generas

25 febrero, 2019 / no comments

Parte de llevar una vida más organizada, sostenible y consciente es aplicar los mismos hábitos positivos a todo lo que nos rodea, por lo que cuando hablamos de tirar o desechar, no es que estemos de alguna manera sugiriendo que hagamos más basura. Por el contrario, la basura también tiene un lugar importante en nuestro proyecto de orden, y aunque la intención es que te deshagas de la mayor cantidad de cosas posible que no te aportan nada, al mismo tiempo debemos poner atención en reducir la cantidad de basura que generamos.

Esto no solo es bueno para ti en términos de iniciarte en el hábito de consumo inteligente, sino también para el planeta que habitamos y al cual le urge una limpieza.

Y la realidad es que minimizar la cantidad de basura que generamos es mucho más fácil de lo que parece, al principio te costará un poco de trabajo adaptarte, pero poco a poco irás encontrando tus propios trucos.

Aquí te comparto los esenciales para iniciar una disciplina de cero desperdicios, algo que aportará a tu vida y a la de tu familia enormes beneficios.

  1. Analiza tu basura antes de comprar

Claro que no vas a ir a la papelera a sacar todo lo que hay y revisarlo, con analizar me refiero a que antes de ir a hacer la compra, analices todos los productos que compras; revisa cuáles ocupas más, cuáles llevan envoltorio, cuáles puedes reemplazar por productos sostenibles. Teniendo conocimiento del tipo de productos que adquieres con regularidad será más fácil hacer un cambio positivo. Por ejemplo, antes de ir al supermercado puedes hacer una búsqueda de las marcas que te ofrecen opciones sostenibles e incluso puedes medir la cantidad de bolsas reutilizables que debes llevar para guardar las cosas.

basura

  1. Compra a granel o sin envasar

Esto puede costarte un poco de trabajo, pues muchos supermercados o almacenes aún no están preparados, pero hay algunas cosas que puedes hacer para reducir el número de paquetes. Por ejemplo, es mejor comprar a granel 350 gramos de jamón que llevar 3 paquetes de los que ya vienen empaquetados y plastificados. Otra opción es llevar tus propias bolsas de papel o frascos de vidrio para el arroz, los garbanzos, la avena, etc. Hay lugares en los que incluso puedes comprar la comida del perro por kilo y es mucho más barata.

Si después de buscar opciones a granel, aún hay cosas que necesitas, pero no hay sin envasar, te recomiendo que elijas las opciones menos dañinas para el medio ambiente.

compra a granel

  1. Haz tus productos caseros o compra a quien los haga

Es probable que no tengas tiempo, pero la verdad es que puede servir hasta de terapia. Actualmente, en internet, puedes encontrar una gran cantidad de recetas y tutoriales para aprender a hacer tus propios productos de limpieza, jabones, productos de belleza. Si estás muy apurad@, entonces puedes buscar, también en internet, a productores locales que ofrecen una buena cantidad de productos hechos en casa o con productos naturales.

Esto no sólo ayuda a reducir la cantidad de envases dañinos para el medio ambiente, sino que además es bueno para tu salud, pues te dará una idea de todo lo que te estás llevando al cuerpo.

shampoo

  1. Reutiliza todo lo que puedas

Olvídate de comprar agua individual embotellada, mejor lleva tu propia botella reutilizable. Aprovecha los envases que ya compraste o los que te dan cuando pides algo para llevar. Reutiliza frascos de vidrio de las conservas para guardar pequeños artículos de baño o de oficina. Reutiliza las camisas viejas para usarlas como paños de limpieza y carga con tus propios platos y cubierto, al principio creerás que exageras, pero hasta los alimentos cambian cuando se colocan en una vajilla de casa. Casi todo lo que vemos en casa puede ser aprovechado para otra finalidad, aplica tu creatividad.

reciclar

  1. Prepara más comida en casa

La rutina y el ajetreo nos han acostumbrado a ganar tiempo comprando comida precocinada, a domicilio o para llevar. Si preparas más alimentos en casa reducirás considerablemente la cantidad de basura que generas. Si no te da tiempo, entonces cuando pidas para llevar, pide al restaurante que lo ponga en tus propios tuppers.

cocinar en casa

Recuerda que todas estas actividades tienen mayores beneficios si todas las personas de tu casa u oficina se unen para llevarlas a cabo. Corre la voz; coméntalo con tus hijos o con tus compañeros de trabajo. Buscar cómplices ayuda a implementar nuevos hábitos que además son benéficos para todos.

 

Mindfulness, el poder de la meditación consciente

11 febrero, 2019 / no comments

Tal vez has escuchado hablar del mindfulness, un término que actualmente es muy popular; su traducción al español ha sido un poco complicada pues no existe una palabra literal para referirse a esta “técnica” de meditación o filosofía de vida, sin embargo, no es algo nuevo, ya que los budistas la practican desde hace unos 2500 años cuando Buda comenzó a enseñar.

Fue en los años 70 que un joven especialista en biología molecular, Jon Kabat-Zinn, basado en su estancia y prácticas con los budistas, trae este método a occidente y lo bautiza con dicho nombre tras darse cuenta de sus innumerables beneficios. Pero no es hasta nuestros días que se hace tan necesario, ya que nuestras ajetreadas vidas plagadas de información y tecnología requieren más que nunca la implementación de técnicas que nos permitan desconectar y centrarnos en nuestro bienestar físico y emocional.

La Sociedad Mindfulness y Salud define al mindfulness como “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación”, y los especialistas han logrado darle un significado traduciéndolo como “atención plena” o “atención consciente”, en resumen, algo así como VIVIR EL PRESENTE.

Y es que no podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente. El mindfulness nos permite recordar en donde estamos y hacia dónde vamos mientras caminamos; es nuestra capacidad para ser conscientes, física y mentalmente, de lo que estamos haciendo.

¿Y esto para qué sirve?

Desconectar y hacernos conscientes de nuestro presente nos permite analizar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, incluso nos permite escuchar nuestros ruidos internos y externos, notar nuestros dolores. Esta atención plena se acompaña de una profunda y honesta aceptación, que hará posible que hagamos cambios en nuestra vida con aquello que sabemos que no está bien.

El mindfulness se considera una práctica de meditación, una técnica de relajación y una actitud más distendida ante la vida. Es una herramienta que se puede usar en cualquier situación y en cualquier momento del día.

El objetivo final es conseguir que las situaciones cotidianas no nos afecten y que podamos tomar mejores decisiones, eliminando todos los pensamientos negativos que nos frenan.

Algunos de los beneficios más notables al practicar mindfulness son:

  • Despertar la curiosidad y la motivación.
  • Aprender a relajarte en momentos de suma tensión.
  • Sentirte mejor contigo mismo.
  • Mejorar tu autocontrol.
  • Tomar mejores decisiones.
  • Mejorar tu salud.
  • Reducir el estrés y la ansiedad.

¿Cuál es la diferencia con otras técnicas de meditación?

Existen técnicas de meditación que incluyen el mindfulness o técnicas 100 por ciento derivadas del mindfulness, y la diferencia es que la práctica de esta técnica es a través de la meditación consciente.

Para su práctica es usual recurrir a imágenes, sonidos y sensaciones físicas para intentar reducir la “monólogo mental”. Existe un método muy popular en el que los profesores invitan a sus estudiantes a observar, analizar y diseminar una pasa, desde que la colocan en sus manos hasta que la llevan a la boca.

Esto con el objetivo de empezar a ver las cosas desde otro punto de vista; de acuerdo con el mindfulness, hacernos conscientes del objeto presente (en este caso, una pasa), nos ayuda ver un orden y una vinculación entre las cosas que antes no eran visibles. Y hasta podemos pensar en su origen con una actitud de agradecimiento.

Meditación de la pasa.

¿Cómo empezar?

Practicar mindfulness requiere de algunos conocimientos básicos que son fáciles de aprender, y aunque lo mejor que puedes hacer es buscar un especialista en esta técnica para poder sacar jugo a todos sus beneficios, también puedes ir practicando con algunos ejercicios.

A continuación, te recomiendo un calendario que puedes ir ajustando de acuerdo a tu rutina diaria:

  • Semanas 1 y 2: 1 minuto por la mañana y otro por la noche
  • Semanas 3 y 4: 5 minutos por la mañana y 5 por la noche
  • Semanas 5 y 6: 10 minutos por la mañana y 10 por la noche
  • Semanas 7 y 8: 30 minutos por la mañana y 30 por la noche
  1. Para y observa

    El mindfulness requiere de toda tu atención, de toda tu concentración y del uso de tus cinco sentidos. Ya sea que te encuentres en un momento de estrés o de alegría, haz una pausa y pon atención a tu cuerpo, qué pasa por tu cabeza en ese momento y qué sensaciones y sentimientos te provoca. Hacer esto de manera habitual, al menos unos minutos al día, permitirá a tu mente desconectarse de la inconsciencia.

  2. Hazte consciente de tu respiración

    La respiración es uno de los elementos más importantes del mindfulness, por lo que se recomienda realizar 40 respiraciones conscientes, esto es, respirar profundamente 40 veces contándolas y sin variar el ritmo. Esto ayuda a eliminar la tensión y los pensamientos de alarma.

  3. Cuenta del 1 al 10

    Parece simple, pero intenta contar del 1 al 10 a un ritmo moderado, evitando que cualquier otro pensamiento asalte tu mente. Cuando lo logres puedes ir aumentando la cantidad de números. Esto ayudará a tu mente a mejor el autocontrol.

Recuerda que contar con espacio adecuado es imprescindible para meditar, una vez que empieces a dominar la técnica podrás hacerlo en cualquier lugar. Lo más importante es que dediques unos minutos de tu día meditar para hacerte consciente de tu presente, esto traerá grandes beneficios para el futuro.

 

¡Ordena tu casa con música!

20 enero, 2019 / no comments

Organizar nuestro entorno es algo muy parecido a hacer ejercicio: sabes que te hará bien, pero te resistes a hacerlo y una vez que empiezas a hacerlo y notas los resultados, no quieres parar.

Bueno, pues así como creamos la mejor playlist para escucharla y darnos ánimos cuando salimos a correr, igual puede funcionar para empezar cualquier proyecto de organización que te propongas.

De acuerdo con el científico Robert Zatorre, uno de los fundadores del laboratorio de investigación Brain, Music and Sound [cerebro, música y sonido], en Canadá, la música está considerada como uno de los elementos que causan más placer en la vida. Esto se debe a que libera dopamina en el cerebro y a su cualidad de estimular el movimiento.

Zatorre afirma que las áreas clave que se ven involucradas son las del control y la ejecución de movimientos, una de las razones por las cuales, cuando escuchamos una canción que nos gusta, invariablemente terminamos bailando y cantando.

Escuchar música tiene innumerables beneficios, tantos que incluso se ha creado la musicoterapia, con la que se han observado importantes resultados en pacientes con trastornos del movimiento, dificultad en el habla, trastornos neurológicos y en niños con capacidades especiales, entre otros.

La música, generalmente, induce estados emocionales positivos, lo que a su vez nos puede ayudar a tomar fuerza y energía para realizar con mejor actitud aquello que nos cuesta más trabajo. Además, ayuda a disminuir la ansiedad y el dolor, provoca una curación rápida e incrementa el optimismo.

escuchar musica

Si tu problema es que no te decides a poner orden en esa habitación o que has postergado la organización del trastero o de tu armario porque te gana la pereza, este es mi consejo, quizá de los más sencillos que he dado, ¡hazlo con música!

Enciende el equipo de música, pon tu cd favorito y empieza a ordenar. Comparto algunas de las canciones que a mí me han ayudado a combatir la desidia en algún momento puntual de mucho trabajo. No olvides compartirnos las tuyas.

 

Ejercicios para limpiar tu mente

10 enero, 2019 / no comments

El inicio de un nuevo año es ideal para replantearnos nuevas metas, empezar a implementar nuevos hábitos y, en general, renovarnos para sentirnos más motivados para hacer las cosas que nos hacen ser más felices.

Pero para que esto sea posible, nuestra mente debe estar saludable y positiva; nuestro cuerpo y nuestra mente son uno mismo, lo que significa que la salud física o corporal es consecuencia de una salud mental y emocional equilibrada, por lo que es necesario que además de esos propósitos que te planteas para cuidar tu físico los realices también para cuidar de tu salud mental; así es, cuidarte por dentro tanto como por fuera.

Y es que es normal que la rutina nos haga perder la perspectiva; empezamos a enfrascarnos en los problemas del cotidiano, vamos perdiendo el ánimo, el entusiasmo y dejamos de hacer las cosas que en realidad nos gustan. También comenzamos a buscar formas de compensar la alteración de nuestro estado de ánimo con malos hábitos, como abusar de la comida o de la bebida, fumar, dormir de más, etc. pensando que esto nos aportará un poco de bienestar.

Por eso, es tan importante dedicar tiempo a sentirnos bien emocionalmente, ya que de este modo estaremos más despiertxs, también más dispuestxs a probar nuevas cosas, a descubrir y disfrutar más las cosas que nos hacen sentir bien todo el tiempo.

Para ello, he creado esta lista de pequeños ejercicios básicos para mantener la mente limpia y sana:

  1. Dedica algunos minutos al día para pensar en tus metas y enfocarte en ellas. Piensa cuál es el mejor modo de lograrlas; analiza qué te detiene, qué te impulsa y cómo puedes ir eliminando los obstáculos para alcanzarlas. No hace falta que resuelvas todo en un mismo día, pero darte tiempo para pensar en ellas te ayudará a ver con claridad y poco a poco llegar a tu objetivo.

    levantarse temprano

  2. Visita un lugar nuevo. Haz un espacio en tu agenda para programar visitas a lugares que no conozcas, date la oportunidad de disfrutar de algo nuevo; no tiene que ser lejos ni en otra ciudad, busca novedades dentro de tu barrio, lee recomendaciones, ¡déjate sorprender!

    new p

  3. Vístete como si fuera un día especial. ¿Por qué esperar a un aniversario o a algún compromiso? Elige una prenda bonita, péinate, maquíllate y deslumbra, haz que todos los días sean especiales.

    dia especial

  4. Dedícate unas palabras de cariño hacia ti mismx. Puedes escribirlas, decirlas al espejo o tan solo en la mente; hazlo como mejor te funcione, pero repítete todo aquello que te hace unicx: tus cualidades, aquellas cosas por las que la gente se acerca a ti y que te hacen ser una persona fabulosa.

  5. Comienza a leer un libro nuevo. No tienes que acabarlo en una noche, pero recuerda que leer ejercita la mente y la libera. Desconecta un momento del mundo real, pon tu móvil en silencio y echa a volar la imaginación.

    libro

  6. Escribe aquellas cosas que te hayan sucedido en el día y lo que has aprendido de ellas. No importa que sea una o que sean cinco, realiza este ejercicio como si fuera un diario y regálate unos minutos para reflexionar qué te llevó a esa situación, cómo la resolviste y qué aprendizaje te dejó.

    escribir

  7. Arma un puzzle. Sí, como lo oyes; dirás que no tienes tiempo y que estás ocupadx, pero una vez que hayas empezado te garantizo que no podrás parar, además es un excelente pretexto para pasar tiempo en familia.

  8. Comparte tus sentimientos con tu mejor amigx. Una de las cosas que más nos afectan emocionalmente es guardarnos las cosas; los sentimientos guardados se van acumulando y pueden terminar en un arranque de tristeza o ira. Busca a tu persona de confianza, comparte lo que sientes sin vergüenza. Es probable que la otra persona tenga más respuestas y pueda ayudarte.

  9. Medita. No tienes que inscribirte a clases o invertir una gran cantidad de horas; trata de hacerlo unos minutos por la mañana, relajarte, no pensar en nada, respirar profundamente y listo, ¡a empezar el día con buena actitud!

  10. Deja de quejarte. Aunque sea por un día, evita las quejas. Sí, es frustrante, te molesta, quieres sacarlo de tu sistema… En cambio, escribe esas quejas en un papelito, cuando termines tíralo a la papelera. Olvídate y sigue tu camino, verás que la vida se te hará más ligera.

    smile

No se trata de que realices todos estos ejercicios en un solo día, pero sí de que vayas poniéndolos en práctica como mejor te funcionen. Realizarlos constantemente te ayudarán a ordenar la mente y, por lo tanto, te ayudarán a mejorar tu entorno.